El Parlamento Europeo vota a favor de solicitar a Google que separe el buscador del resto de sus divisiones

Empresas

En una sesión histórica, desde el seno de la Unión Europea se ha tomado la decisión de tratar de poner algún tipo de límites al poder omnímodo que en los últimos tiempos ha adquirido la empresa de Mountain View. A tal fin se promoverá solicitar la escisión del buscador con respecto al resto de las áreas de negocio de la empresa.

Esta misma semana te hemos informado aquí en The Inquirer de la intención de la Unión Europea de tratar de que Google desgaje de la totalidad de la empresa la parte correspondiente al buscador, dado el gran peso alcanzado en los últimos tiempos y que se consolida día a día.

Por 458 votos a favor y con 173 en contra el parlamento de Bruselas ha acordado promover la división de Google en dos partes (el Europarlamento no dispone de capacidad legal para obligar a ello), una decisión histórica puesto que nunca antes se había tomado una decisión similar, a pesar de que el texto aprobado no se refiere específicamente al omnipresente buscador pero sí se menciona la lucha contra los comportamientos monopolísticos y los operadores dominantes.

Google alcanza en Europa una presencia del 90 % (en Estados Unidos de América su cuota es del 68 %) en búsquedas en Internet, lo que motiva esta lucha contra su posición dominante y ahora se trataría de promover por parte de los distintos organismos reguladores de mercado la limitación a este poder, impeliendo a la empresa a por lo menos separar la división dedicada al buscador del resto de las áreas encargadas de otros sectores de negocio.

Durante los últimos cuatro años una comisión especial antimonopolio se ha dedicado a evaluar el funcionamiento de Google centrándose en cuatro áreas de interés: el modo en que Google muestra los resultados de sus búsquedas en comparación con sus competidores, cómo emplea los contenidos de otras páginas web, el dominio del buscador en lo relativo a la comercialización de la publicidad y las restricciones.

La empresa de Mountain View se ha ofrecido durante este tiempo a efectuar algunas concesiones pero la UE no las ha considerado suficientes y las ha rechazado. De no llegarse a un acuerdo se podría imponer una multa a Google de hasta 4.000 millones de euros.

vINQulo

The Wall Street Journal

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor