El presidente interino de Toshiba podría ser confirmado en su cargo

EmpresasGestión Empresarial

Masashi Muromachi tomaba las riendas de la compañía después de la dimisión de Hisao Tanaka al conocerse su implicación en el falseamiento de los libros de contabilidad.

El grupo Toshiba ha vivido los últimos meses en permanente agitación. Desde que en abril de este mismo año reconociesen que habían maquillado los resultados financieros de los últimos ejercicios, hasta la dimisión el pasado martes del CEO Hisao Tanaka y otros miembros de la junta directiva por participar en prácticas fraudulentas para inflar los beneficios, el gigante japonés de los ordenadores ha pasado por un periodo de incertidumbre que seguramente se prolongue hasta que consigan limpiar totalmente su imagen.

Es posible que la idea de aportar estabilidad esté detrás de la decisión de la compañía de confirmar al que ahora está actuando como presidente interino, Masashi Muromachi, como CEO de Toshiba. La información la recoge Reuters citando a medios japoneses, aunque también informa de que un portavoz de la corporación ha indicado que aún no hay nada decidido.

Se trata sin embargo de una decisión lógica. Muromachi no ha estado implicado en ninguna de las prácticas irregulares de la compañía, lo que le avala como una figura diferente frente a la anterior ejecutiva. La decisión habría sido tomada por el comité de nombramientos, y se podría proponer en firme en la reunión de accionistas que se celebrará en septiembre.

La pasada semana, el comité independiente encargado de investigar las cuentas de Toshiba cifraba en 151.800 millones de yenes, más de 1.120 millones de euros, la cantidad extra que habría declarado falsamente la compañía desde 2008.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor