Truffle Capital: “El problema en Europa es que aún no se está adoptando el Cloud en las organizaciones”

CloudEmpresasSoftware
0 0 No hay comentarios

Bernard-Louis Roques, cofundador de Truffle Capital, explica en la siguiente entrevista que hay madurez en la oferta cloud, no en la demanda.

Bernard-Louis Roques es cofundador de Truffle Capital, una de las firmas de capital riesgo con más peso en Europa. Considerado como un pionero en materia de capital riesgo en el sector de las tecnologías de la información, asiste con entusiasmo al cambio de paradigma que vive el sector TIC europeo.

Entrevistamos a Roques con motivo de la publicación anual del Top 100 de fabricantes de software en Europa, que muestra una elevada inversión en I+D, superior a los beneficios que generan las empresas. Considera que esto es un indicador de que los próximos años van a ser “muy interesantes”.

Preguntado por la adopción del Cloud, Roques cree que el problema no es tanto la oferta como la demanda. Las principales empresas ofrecen las soluciones, es el cliente quien no tiene aún la madurez suficiente para implementarlas, advierte.

¿Cuáles son las principales conclusiones que han sacado de esta nueva edición del Ranking Top 100 de Truffle?

La inversión en el mercado de software en Europa sigue creciendo en términos de I+D. Los fabricantes han invertido 7.000 millones de euros. Es una cifra mayor que los propios beneficios que generan, algo que ha ocurrido durante los tres últimos ejercicios, lo que demuestra que los próximos años van a ser muy interesantes para ellos, especialmente si hablamos de cloud computing.

¿Cómo está evolucionando el mercado de software con la adopción del cloud computing?

Es cierto que todavía la mayor parte de los ingresos de los fabricantes de software provienen de la venta de licencias de software tradicional. La venta de suscripciones basadas en pago por uso no solamente forma parte de un cambio tecnológico, sino también de un cambio en el modelo de negocio. Los ingresos serán menos importantes al principio, pero después de algunos años, entre 3 y 5, serán mucho más elevados. Se trata de una evolución complicada que implica una gran inversión por parte de los fabricantes europeos. En pocas palabras, están invirtiendo en productos de futuro muy distintos a los tradicionales, por lo que la transición no es fácil.

Solamente dos de las cien primeras compañías de software europeas son españolas (Panda y Meta4), ¿qué lectura hace de este dato?

El mercado de desarrollo de software es, como muchos otros, global. Puede parecer un número pequeño en España, pero es debido a que las compañías de este ranking son multinacionales y los ingresos que generan llegan de todo el mundo. Una parte importante de la fuerza de trabajo dedicada a I+D reside en España, por lo que no se puede considerar que ese número sea reducido. De todos los países europeos, solamente 9 tienen más de dos empresas en este ranking.

Compañías como Oracle, que también están sufriendo esa transición hacia el cloud computing, pronostican que para 2020 el 80% de las cargas de trabajo se estarán ejecutando en la nube. ¿Está de acuerdo con esta afirmación?

La tendencia es la misma, pero yo veo un ritmo distinto en Europa. Siempre hay diferencias entre lo que ocurre en Estados Unidos y lo que ocurre aquí. No es algo específico de los vendedores de software sino de lo que hacen los clientes. Hay algunos sectores específicos como el de la Salud, los hospitales donde los clientes no quieren adoptar la nube porque prefieren mantener el software en sus propios centros de datos, en sus instalaciones. Esto cambiará, pero llevará aún muchos años. Aquí los CIOs y responsables de informática se muestran reacios a cambiar los hábitos de los trabajadores. En Europa somos más conservadores en este sentido.

Dicho esto, la tendencia hacia el cloud computing es imparable ya que se trata de acceder a recursos de forma mucho más práctica, se pueden hacer muchas más cosas a través de la nube. Pero no contemplamos que para 2020 ese porcentaje del 80% vaya a producirse en Europa.

En cuanto a las distintas modalidades de cloud computing. Privada, pública o híbrida, ¿Cuál es la tendencia en Europa?

En el continente europeo la nube privada sigue estando más extendida que en Estados Unidos, pero la tendencia es que los recursos se vayan moviendo hacia otros ámbitos del cloud computing como el público. Lo que ocurre es que en determinados sectores los responsables están en cierta forma atados por motivos de seguridad y de privacidad de la información. No significa que no exista seguridad en la nube pública, simplemente que aún no es perfecta para ellos.

Podríamos decir que en Europa el cloud computing aún no es un mercado maduro.

Si atendemos a los clientes, no es un mercado maduro. No obstante, desde el punto de vista de los fabricantes de software, lo cierto es que sí, ya que están proporcionando desarrollos avanzados en la nube. Por lo tanto, el problema aquí es que aún no se está adoptando este tipo de soluciones en las organizaciones. Se trata de una minoría, por lo que no podemos hablar de un mercado maduro.

Para finalizar, un tema recurrente que suele tratar habitualmente es el de la inversión en compañías de tecnología. ¿Cuál es la situación en Europa? ¿Sigue estando por detrás de regiones como la norteamericana?

En el mercado de inversión nada ha cambiado durante los últimos 10 años. Europa sigue estando muy por detrás porque no es eficiente. Las compañías de capital riesgo no tienen el mismo apetito a la hora de invertir en software si las comparamos con las de Estados Unidos. Si atendemos a las empresas de software públicas, que cotizan en bolsa, el número se ha reducido visiblemente durante los últimos años, en torno al 40 por ciento. Esas compañías de software han salido de los mercados de inversión, por lo que en muchos casos tienen problemas para encontrar financiación. Es así porque el mercado de capital no ha jugado un papel importante a la hora de apoyar a estos fabricantes.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor