El SaaS tendrá relevancia, pero no tanta como se pensaba

CloudEmpresasERPSaaSSoftware
saas software as a service

Gartner indica que las organizaciones tendrán que reevaluar su estrategia de adopción del Software como Servicio para hacerla converger con sus necesidades.

Durante un encuentro en Londres sobre SOA y desarrollo de aplicaciones, la analista Gartner ha puesto de manifiesto que el Software como Servicio (SaaS) tendrá un relevancia en el futuro, pero no será ni mucho menos la tendencia dominante, tal y como se pensaba.

Las organizaciones deberían reevaluar su estrategia en este apartado para que se alinee con sus necesidades reales. En 2009, la adopción de SaaS representaba un 3,4% del gasto total de las empresas, mientras que en 2008 esta cifra se situaba en el 2,8%.

Desde una perspectiva de mercados, el gasto en SaaS está ocurriendo fundamentalmente en el sector de contenidos, colaboración, comunicación y gestión de la relación con los clientes (CRM). En estos segmentos supone el 65% del mercado global de software. Pero uno de los problemas que se están encontrando es que existen licencias de uso por servicio contratadas que no están siendo utilizadas por los usuarios finales. La reducción de las plantillas o una mala organización son motivo de ello.

Según Gartner, “este contratiempo suele ocurrir habitualmente en las grandes empresas, pero también en organizaciones de tamaños más reducidos”. Gartner propone cuatro pasos a tener en cuenta para reducir los problemas derivados de la adopción del SaaS: Determinar el valor real del SaaS. Es necesario evaluar y entender las ventajas y desventajas que presentan las soluciones SaaS.

Desarrollar el cumplimiento. El siguiente paso es desarrollar una política de desarrollo SaaS y un documento en el que se asegure el cumplimiento de las normas. Evaluar los proveedores de SaaS. Es fundamental analizar el servicio que proporcionan los proveedores para asegurarse de que cubre todas las necesidades.

Elaborar una hoja de ruta de desarrollo e integración. La idea es marcar los tiempos necesarios para los procesos de desarrollo de las aplicaciones y su integración con el resto de software de la empresa.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor