El satellite UARS acelera su caída a la tierra

Empresas

La NASA está pendiente de la trayectoria del satélite UARS, un aparato de 7 toneladas de peso que llegará a la tierra antes de lo esperado y podría suponer un riesgo para la seguridad de los habitantes de la zona donde caigan sus restos.

El satélite UARS fue puesto en marcha en 1991 y dejó de funcionar en 2005, y durante los años que estuvo en activo fue empleado para estudiar la atmósfera superior.

La NASA dio hace unas semanas órdenes para devolver el satélite a la tierra y había calculado que el aparato desactivado llegaría entre finales de septiembre y principios de octubre, pero ahora asegura que su llegada se producirá este fin de semana.

Aunque hasta la fecha no ha habido accidentes por la caída de restos de ese tipo, desde la NASA no pueden asegurar que algunos trozos del satélite no lleguen a caer hasta la superficie y según desvelan en Space.com, lo normal es que 26 de los componentes de UARS no se desintegren y alcancen la tierra.

De momento en la NASA no saben donde caerán exactamente los escombros, pero han determinado que lo harán en cualquier punto de una zona muy amplia que abarca desde el norte de Cánada hasta la parte más al sur de Surámerica.

Además, aclaran que las personas que estén cerca de la zona donde lleguen los restos a la atmósfera tienen una posibilidad de una entre 3.200 de ser golpeados por los escombros, más de 500 kilos de restos formados por titanio, aluminio, acero y berilio.

vINQulos

digitaltrends

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor