El secreto de los servidores bullion de Bull

CloudServidoresVirtualizaciónWorkspace

Nacidos para la virtualización, los bullion son capaces de ejecutar hasta 864 máquinas virtuales sobre Red Hat frente a las 552 de su competidor más inmediato, según el benchmark SPECvirt_sc2010. ¿Cómo lo logran?

Tres años después de su lanzamiento, los servidores bullion de Bull mantienen el récord de ejecutar el mayor número de  máquinas virtuales sobre Red Hat (864) en un único sistema. Desde Bull explican que la clave de su rendimiento está en su exclusiva arquitectura, que, además, les permite la máxima escalabilidad.

bullion-rack 4 drawers profile 2 open“Nuestra aproximación a la virtualización es muy distinta a la de la competencia. Ellos construyen clusters muy grandes en base a muchos componentes pequeños, lo que es muy complejo porque, para hacer que un sistema con muchos elementos funcione como uno solo, necesitan un entorno colaborativo por encima, que arbitre cómo funcionan e interactúan todos los elementos. En nuestros servidores se elimina la parte de interconexión, porque la máquina ya se comunica sola, sin necesidad de redes externas, y no necesitan un software para gestionar la complejidad, porque en vez de 50 servidores hay 2. Nosotros simplificamos el CPD: menos servidores, mucho más potentes, y por supuesto completamente fiables” , explica Alicia de la Fuente, directora de Servidores Corporativos de Bull.

Otra diferencia que destacan frente a la competencia es la posibilidad de ofrecer mayor escalabilidad. Frente al modelo horizontal de sus rivales, Bull apuesta por uno vertical. De acuerdo con De la Fuente, se trata de “un solo sistema al que se suman recursos a medida que necesitan más potencia utilizando los procesadores Intel. Sobre esta plataforma se ejecuta un software de virtualización estándar, que puede ser de VMware, Microsoft o Red Hat. El rendimiento de los equipos de la competencia tiene limitaciones derivadas del diseño interno que es óptimo hasta un determinado tamaño, en el que empiezan a aparecer ‘cuellos de botella’, nosotros en cambio estamos en la 6ª generación de una arquitectura que te permite escalar sin encontrar estos cuellos de botella”.

Además de potencia y escalabilidad, otro de las bazas de estos servidores, que pasarán próximamente de integrar los procesadores Intel Xeon E7 a los recién anunciados Intel E7v2, es su eficiencia energética, reduciendo casi un 50% el consumo. Entre otras cosas, esto es posible por la incorporación de fuentes de alimentación activas-pasivas, un sistema que permite que una fuente de alimentación que no es productiva esté disponible pero sin consumo.

Resultado de dos proyectos de Bull, uno en el entorno de HPC y el otro en el mainframe, el objetivo  del servidor bullion es virtualizar el mayor número de máquinas, al tiempo que garantizar que no se caigan los sistemas.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor