El tropezón de Firefox en 2014: Pierde una posición y el 5,22% de cuota

CloudNavegadoresPCSoftwareWorkspace
0 0 No hay comentarios

La clasificación de Net Applications para diciembre da, además, a Google Chrome como triunfador. Estaría presente en más dos quintos de los ordenadores mundiales. [¡IMPORTANTE! Los datos han sido revisados. Comprueba la actualización pinchando en la noticia]

Sin duda, 2014 no ha sido el año del navegador Firefox. Al menos no lo ha sido en lo que se refiere a presencia en ordenadores de sobremesa.

Aunque empezó el año en segunda posición, por detrás de un veterano Internet Explorer y con presencia en más de 18 de cada 100 PCs, a lo largo de los meses ha ido perdiendo fuelle.

Ahora mismo es tercero y tiene que conformarse con una cuota del 12,8%. Los principales nombres propios que le siguen en la clasificación publicada por Net Applications son Safari y Opera, que cuentan con una participación del 4,53% y del 1,53%, respectivamente.

Pero el tropezón de Firefox no es lo único que llama la atención, ni mucho menos. Net Applications da por ganador absoluto de diciembre al Chrome de Google que, en un solo mes, le habría quitado bastante cuota a Internet Explorer, que sería segundo.

Según esta clasificación, Chrome pasaría de dominar una quinta parte del mercado a estar presente en más de dos quintos (44,32%). Internet Explorer caería del 58,94% al 28,7%.

***Actualización:

En una revisión posterior de los números de Net Applications hemos comprobado que el reparto de cuota del mercado de navegadores para ordenadores de escritorio en diciembre de 2014 se produce del siguiente modo:

Internet Explorer: 59,11% (frente al 58,94% de noviembre)
Chrome: 22,65% (frente al 20,57% de noviembre)
Firefox: 11,91% (frente al 13,26% de noviembre)
Safari: 4,99% (frente al 5,9% de noviembre)
Opera: 0,94% (frente al 0,88% de noviembre)

Por tanto, Internet Explorer continúa liderando la clasificación y Chrome es segundo. El total de cuota perdida por Firefox en 2014 sería 6,11%. Sentimos mucho el error y la confusión que hayamos podido generar.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor