El uso de GPU en supercomputación mejora la eficiencia energética

CloudDatacenterEmpresasInnovaciónInvestigación y DesarrolloServidoresVirtualización

Según la organización Green500 que elabora una lista de los sistemas más eficientes, la implementación de aceleradores, como los subsistemas gráficos, permite reducir el consumo energético.

El uso de aceleradores en los supercomputadores está permitiendo conseguir sistemas que llegan a ser hasta tres veces más eficientes que los tradicionales. Dentro de este segmento de aceleradores se encuentran las tarjetas gráficas (GPU) o las plataformas IBM PowerXCell 8i.

Esta conclusión la ha obtenido la organización Green500, que elabora una lista con los supercomputadores más eficientes en términos de consumo energético. No se trata de los más rápidos, sino de los que son capaces de obtener los mejores índices de rendimiento por vatio. Éste es el mismo grupo que elabora el Top500, que sí mide el rendimiento en términos absolutos.

Con los aceleradores se puede reducir el consumo energético
Con aceleradores del tipo IBM PowerXCell 8i se puede reducir el consumo energético en supercomputación

los índices de eficiencia energética viene definidos como millones de operaciones en coma flotante por segundo dividido por el consumo en vatios (Mflops/W). Según el Green500, los sistemas que incluyen aceleradores arrojan una media de 554 Mflops/W, mientras que aquellos que no hace uso de estos sistemas bajan hasta los 181 Mflops/W. Los datos suponen mejora el rendimiento por vatio en más de 3 veces.

Básicamente existen dos tipos de aceleradores. En primer lugar los subsistemas gráficos tradicionales, aquellos provenientes de Nvidia o AMD ATI. Ambos fabricantes están apostando fuertemente por la inclusión de sus subsistemas en las grandes plataformas de supercomputación. En el caso de Nvidia, hace tiempo que están hablando de la computación en paralelo que sus GPU son capaces de llevar a cabo, de forma mucho más eficiente que las CPU.

En segundo lugar se encuentran los aceleradores basados en los chips IBM PowerXCell 8i. Los tres primeros supercomputadores de la lista Green500 incorporan estos chips en su interior.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor