El viaje de Eric Schmidt a Corea del Norte, por Schmidt

Empresas

Para el ejecutivo, Corea del Norte no podrá crecer si no se abre a la red.

Un viaje a Corea del Norte puede ser emocionante. El hermético y exótico país, uno de los últimos ejemplos del comunismo llevado a su extremo, despierta curiosidad en muchos viajeros.

Pero cuando es un influyente personaje del panorama empresarial norteamericano quien sucumbe a la tentación de lo desconocido, la historia cambia levemente.

El viaje de Eric Schmidt a Corea del Norte no gustó en Washington. La Casa Blanca se mostró algo inquieta cuando conoció que el ejecutivo de una de las más poderosas empresas de EE.UU. estaba de visita.

Schmidt, que fue acompañado por su hija y el ex gobernador de Nuevo México, dijo entonces que su visita era un viaje personal y humanitario. Schmidt eligió Pyongyang para pasar unos días de asueto e interactuar con la misteriosa sociedad norcoreana… o más bien con los representantes oficiales de los ciudadanos.

En una entrada en su perfil oficial de Google+, el ejecutivo de Google ha publicado sus impresiones sobre el país. Hay una idea que sobresale del resto. “En la medida que el mundo está cada vez más conectado, la decisión de Corea del Norte de seguir virtualmente aislados afectará a su mundo físico y al crecimiento económico”.

Autoridades norcoreanas, o se unen a la red de redes, o no hay futuro posible.

La visión de Schmidt es la de un hombre de negocios, que en última instancia, ve los beneficios que la apertura del régimen comunista podría otorgar a Google.

Pero él no ha sido el único que ha publicado sus impresiones sobre el viaje. Para Sophie, la hija del ejecutivo, Corea del Norte es algo así como el plató de un particular Show de Truman con un gigante controlando cada momento, cada paso.

La joven describe un control gubernamental férreo y solemnes edificios donde el frío es insoportable y donde los ciudadanos se sientan frente al ordenador “sin hacer nada”. Le llama la atención, como recoge Business Insider la presencia de los snacks Doritos en el supermercado que visitó.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor