El Washington Post bloquea a los lectores que bloquean sus anuncios

Empresas
1 0 No hay comentarios

Quien a banner mata a banner muere. Es lo que parecen haber pensado en el prestigioso diario estadounidense cuya edición online ha respondido de esta forma a quienes intentan consultarla habiendo instalado bloqueadores de publicidad en sus navegadores.

Cualquier internauta que deteste la intromisión de anuncios en muchas ocaciones invasivos en su lectura de contenidos en la Red puede comenzar a tropezarse, si cunde la iniciativa, con que él mismo es bloqueado. El cazador cazado (por seguir con el siempre socorrido refranero) puesto que los generadores de estos contenidos que se nos ofrecen gratuitamente viven precisamente de la publicidad que muestran sus publicaciones y al menos en el caso de The Washington Post han decidido algo así como “si no ves mis anuncios tampoco vas a ver mis contenidos”.

La posibilidad de bloquear determinadas inserciones publicitarias es algo que hace años ofrecen diversos navegadores, y en el caso de The Washington Post uno de esos pop-ups aparece sobre el texto y ofrece la oportunidad de facilitar una dirección de email para poder acceder al contenido de los artículos, algo que de hecho puede sortearse si a través de Google se efectúa una búsqueda sobre el propio contenido de dicho artículo.

La respuesta por parte de The Washington Post ha sido la de directamente bloquear a los internautas que emplean estratagemas como la de activar el bloqueo de dichos pop-ups, algo que en el caso del navegador Google Chrome parece no tener demasiado efecto pero en el caso de Safari funciona de forma perfecta (perfecta para la publicación, claro).

Desde The Washington Post un portavoz explica que son muchos los lectores que tienen acceso de forma gratuita a parte de sus contenidos pero la publicidad online cubre solo una parte de los costes por lo que necesitan publicitar su propia oferta de suscripción, aunque ello suponga impedir la consulta de esos mismos contenidos al internauta, y si este encuentra una forma de bloquear dicha publicidad el periódico se ve en la obligación de responder a dicho bloqueo, aunque también se aclara que por el momento se trata de un modelo experimental para tratar de conseguir atraer lectores que accedan a la subscripción si comprueban que no disponen de otra manera de acceder a sus contenidos.

vINQulo

Buzz Feed

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor