La Policía registra la sede de Deutsche Telekom

EmpresasOperadoresRedesSeguridad

La Fiscalía de Bonn ha ordenado hoy la entrada de las autoridades policiales en sus instalaciones por el escándalo de espionaje que sacude a la compañía.

La Fiscalía de Bonn ha ordenado hoy el registro de la sede central de Deutsche Telekom en el marco de la investigación por el supuesto caso de espionaje que sacude a la empresa. La decisión de la Justicia del país llega el mismo día en el que se ha conocido que las escuchas telefónicas a directivos de la empresa y a periodistas llevadas a cabo entre 2005 y 2006 llegan aún más lejos.
Las primeras informaciones que destaparon las supuestas prácticas de espionaje de Deutsche Telekom a directivos de la propia empresa y a periodistas se referían al periodo de 2005/06. Hoy, Financial Times Deutschland profundiza los datos aportados por Der Spiegel el pasado fin de semana y afirma que las investigaciones se remontan al año 2000.
Por entonces, el antiguo monopolio incluso contrató los servicios de una agencia de detectives de Berlín, DESA, fundada por antiguos miembros de los servicios secretos de la policía alemana, para encontrar el origen de las filtraciones a la Prensa. Pocas dudas caben en torno a la veracidad de la información de FTimes Deutschland, ya que la persona espiada por la empresa sería Tasso Enzweiler, reportero jefe del diario alemán, que publicaba por entonces varias exclusivas sobre Deutsche Telekom.
La noticia del diario financiero echa más leña al fuego del complicado momento que vive la compañía. El pasado fin de semana, la empresa admitió haber investigado las llamadas telefónicas de ejecutivos y de periodistas del sector, y posteriormente el gobierno alemán exigió que se esclareciera el caso “cuanto antes”. Deutsche Telekom no es la única compañía del sector que se ve envuelta en un escándalo de este calado.
Pero la relevancia de la información de hoy es que las prácticas de espionaje no se reducen a la temporada indicada en un primer momento (2005/2006), sino que se remontan al año 2000. Además, en ese periodo las prácticas de espionaje fueron más allá de las escuchas telefónicas: se tejió una red de chivatos y se dice que se usaron cámaras ocultas de vídeo.
Todavía se desconoce quién dio la orden de informar al departamento de Seguridad de la empresa. Hay quien señala a Harald Steininger, director de seguridad de la compañía, si bien el el periodo 05/06 se comenta que el por entonces CEO, Kai-Uwe Ricke, estaría al tanto de todo.
El actual CEO, René Obermann, no se ha visto por el momento implicado en el escándalo.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor