El ex-presidente de Samsung se librará de la carcel

Empresas

A pesar de haber sido encontrado culpable de evadir 45 millones de dólares, Lee Kun-hee solo tendrá que pagar una multa de 109 millones de dólares.

Lee Kun-hee, ex-presidente de Samsung, ha sido condenado a tres años de cárcel por evadir impuestos, con suspensión de pena, y a pagar una multa de 110 millones de won (109 millones de dólares).

Kun-hee se librará de la carcel, como ha ocurrido con otros grandes empresarios de este país ligados a supuestas corruptelas, según informa Reuters.
Aún así, la justicia lo ha encontrado culpable de evadir 45 millones de dólares que le correspondía pagar por un fondo de 4.600 millones que había ocultado en cuentas bancarias de las que eran titulares otros ejecutivos.
Al mismo tiempo, el empresario ha sido absuelto del cargo de prevaricación del que fue acusado tras su intento por transferir el control de la empresa a su hijo, Lee Jae-yong, origen de todo el escándalo.
“La evasión fiscal supone violar las obligaciones de pagar impuestos del Estado y un acto que daña la confianza del pueblo”, afirmó el juez, por lo que lo condenó a tres años de prisión aunque con suspensión de pena.
Esta decisión de no encarcelar a Kun-hee se ha producido a tan solo un mes de que el jefe de Hyundai Motor, Chung Mong-koo, se librara de ir a prisión tras haber sido declarado culpable de fraude.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor