El ex-presidente de Samsung no tendrá finalmente que ir a la cárcel

Empresas

La sentencia definitiva para el ejecutivo de la empresa surcoreana culpable de evasión de impuestos queda reducida a tres años en suspensión y una multa de 68,7 millones de euros.

Lee Kun-Hee, ex-presidente de Samsung, cumplirá tres años de prisión con suspensión por evasión de impuestos, aunque fue absuelto del cargo de abuso de confianza.

La Fiscalía pedía para él siete años y una multa de 222 millones de euros. Sin embargo, la justicia coreana ha considerado que “el grado del delito no es lo suficientemente importante”. La decisión de no encarcelar a Lee no ha sorprendido a nadie y se produce un mes después de que el responsable de la empresa de coches Hyundai Motor recibiese también la suspensión de cárcel después de ser condenado por fraude.

Los jueces decidieron ser blandos con el ejecutivo porque no quieren que la empresa tecnológica se vea perjudicada. Las empresas que forman el conglomerado de Samsung representan el 20 por ciento del mercado bursátil de la Bolsa surcoreana. El grupo emplea a más de 250.000 personas y sus ingresos anuales son de 160.000 millones de dólares, más o menos el PIB de Singapur.

La suspensión, para muchos, no ayuda en nada a combatir este tipo de corrupciones financieras en el país. “La tradición de Corea del Sur de ser permisivos con los delitos relacionados con la economía y las altas finanzas está distorsionando el orden económico del país”, lamentó Rhie Sang-min, de la asociación Solidaridad del Pueblo para la Participación Democrática.

vINQulos
Reuters

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor