El Gobierno portugués confía en la salvación de Qimonda

Empresas

Los sindicatos piden una “reunión con carácter urgente” con las autoridades.

La insolvencia de Qimonda es, para Portugal, especialmente dramática. La fabricante de chips es la mayor exportadora del país, por lo que la Administración lusa se ha volcado en la salvación y resurrección de la firma, tal y como defiende su ministro de Economía, Manuel Pinho, que sostiene que aún hay esperanza para salvar a la compañía.
Pinho explicó, en el marco de un acalorado debate en la televisión pública portuguesa, que el Gobierno luso recibirá pronto la visita del delegado que la empresa ha puesto a cargo de la situación, Michael Jaffé, que “colabora en una solución para salvar a Qimonda” con la Administración.
El ministro confía también en la actuación del elegido para gestionar la quiebra en el Tribunal de Insolvencia, “una persona de mucha experiencia en este tipo de casos y  que ya obtuvo algunos éxitos”.
Ante estas palabras, aún así, los sindicatos no se muestran conformes completamente con la medida y temen que la quiebra de la fabricante de chips y el posible cierre de su factoría de Porto se puedan emplear “para crear un clima de inestabilidad”.
Los trabajadores también han apelado a una “reunión con carácter urgente” con las autoridades, ya que temen por sus puestos de trabajo y no se sienten capaces de esperar hasta las fechas propuestas por la compañía para esclarecer cuál será el futuro de la plantilla, como recoge RTP.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor