El informe del PE no tiene “ningún valor” para la ministra francesa de Cultura

Empresas

Los diputados franceses se enfrentan al segundo día del debate de la ley Hadopi, tras un primer día tenso.

Francia continúa el debate sobre la llamada ley Création et Internet o Hadopi, tras un primer día tenso en el que salieron a coalición los que los diputados de la oposición consideran dos de los puntos clave que podrían frenar la propuesta francesa. Por una parte, se recordó el freno que Nueva Zelanda ha dado a su ley de corte en el acceso y por otra, se ha invocado a Europa.
La ministra de Cultura, Christine Albanel, no se ha mostrado muy impresionada por las resoluciones finales del informe del diputado comunitario Stavros Lambrindi y ha recordado que la propuesta no tiene “ningún valor” legislativo. El Parlamento europeo sólo ha aprobado un informe, no una ley de carácter comunitario, lo que no frenará la legislación de los países miembros.
“¿Cómo puede obstinarse el Gobierno?”, preguntaba una diputada de los verdes tras la enumeración de los hechos, como pública Écrans.  “Cuando hay tantas voces en contra, cuando una ley es tan dificultosa en su aplicación, tan imprevisible y aleatoria desde un punto de vista técnico, cuando una ley crea tanta desconfianza para los internautas a los que infantiliza, los jueces y a Internet que demoniza, cuando una ley es desviada antes de ser votada, es que no es una buena ley”, apuntaba otro diputado socialista.
Además del debate sobre como impactará el contexto europeo en la medida, la jornada de ayer fue clave desde el punto de vista administrativo. Los diputados debatieron sobre la figura que se encargará de gestionar el comisionado Hadopi, que será el encargado de gestionar todo el proceso de avisos y cortes.
El Gobierno rechazó la propuesta socialista de introducir un representación de los internautas en el grupo encargado de la gestión e introdujo una modificación en el proceso de elección del presidente. En un principio, iban a ser los propios sabios encargados de la gestión quienes eligiesen a su máximo responsable. Ahora será el poder ejecutivo, el Gobierno, quien lo haga.
La oposición ya se ha mostrado completamente disconforme: el papel del Gobierno en la elección del cabeza de Hadopi va en contra de la que se había proclamado garantizada independencia del organismo, como publica Le Nouvel Observateur.
Reino Unido dice no
La ley francesa no sólo es importante para el país vecino, sino también para el resto de estados europeos que pueden ver en Francia un reflejo de cómo legislar para solucionar el problema de la piratería.
En Europa, además del país galo, otros dos estados se han planteado introducir el sistema tres avisos. El primero fue Reino Unido, que ya se ha echado atrás. Como apunta su ministro de Propiedad Intelectual, David Lammy, en declaraciones que publica L’Express, “no se puede poner en marcha un sistema que arrestaría a los adolescentes en su habitación”.
Como publica este diario, Irlanda es, por el momento, el único en el que la ley semeja que podría  salir adelante, gracias a un acuerdo entre la industria musical y la Administración.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor