El nuevo mapa de la virtualización

AlmacenamientoCloudDatos y AlmacenamientoVirtualización

Tanto Microsoft como VMware apuestan por la virtualización de PCs, servidores y aplicaciones, pero con claras diferencias tecnológicas y de precio.

Cuando toda la industria está pendiente de la feria VMworld de VMware, que arrancó ayer en Las Vegas, parece que la renovada apuesta de Microsoft en este mercado ha pasado algo desapercibida.
Microsoft celebró hace la pasada semana un evento en el que daba a conocer todo su roadmap de virtualización, con soluciones como Hyper-V Server 2008 y System Center Virtual Machine Manager 2008, disponibles el próximo 8 de octubre.
Como núcleo de esta oferta, Hyper-V Server 2008 es el ampliamente esperado hypervisor de Microsoft, es decir, software independiente del sistema operativo cuyo código puede ejecutarse directamente por el procesador. Se ofrecerá como descarga gratuita e irá incluido en Windows Server 2008.
Por su parte, Virtual Machine Manager 2008 es una herramienta de pago que proporciona a los usuarios los mecanismos necesarios para gestionar su plataforma virtual basada en Microsoft.
Apuesta por las aplicaciones
Pero quizá el anuncio más significativo ha sido el nuevo Microsoft Desktop y Application Virtualization, más conocido como App-V o SoftGrid, que permite correr aplicaciones sin necesidad de instalarlas en una máquina local.
La versión 4.5 puede trasladar una aplicación desde el servidor hasta el PC, donde ésta se aloja en la caché. También permite crear un grupo de aplicaciones empaquetadas y añadirlas en conjunto a una imagen de aplicación virtual.
Con todos estos elementos, la compañía de Steve Ballmer responde a las demandas de virtualización de todos los elementos del CPD -servidores, PCs y aplicaciones- de una forma integrada y a un coste bastante inferior al de VMware.

Así es como la propia firma posiciona su oferta; en palabras del COO de Microsoft, Kevin Turner, “el coste de virtualizar cinco hosts supondría 21.200 dólares con Microsoft y 61.400 con VMware”.
La compañía también ha flexibilizado las licencias de sus soluciones y dispone de nuevos acuerdos con AMD -para impulsar la integración entre estas herramientas y los chips del fabricante- y HP, que integrará la oferta virtual de Microsoft en sus servidores.
VMware y cloud computing
Frente al menor precio de Microsoft, VMware cuenta con una oferta más consolidada. En la feria VMworld de esta semana, la compañía está apostando por combinar la virtualización con el mundo cloud computing.
El fabricante pretende así ofrecer un bundle de software y servicios de virtualización -Virtual Datacenter OS (VDC-OS)- que permita a un CPD imitar lo que Google ha logrado con la gestión de recursos en la Red.
La iniciativa llegará al mercado el próximo año y los mismos usuarios podrán construir su propia infraestructura cloud computing: recursos tecnológicos disponibles de forma ubicua en la web.
Aunque VDC-OS no remplaza a Windows o Linux en los servidores, controla todo el CPD y la infraestructura cloud -incluyendo el hardware, software y las máquinas virtuales- de forma que el centro de datos puede escalar cuando necesite más recursos, con garantías de seguridad y alta disponibilidad.
A su vez, el hypervisor de VMware se sitúa sobre las piezas individuales de hardware, con el sistema operativo VDC corriendo por encima. Con ello es posible agregar todos los elementos -servidores, la red y el almacenamiento- en un único recurso lógico. Algo parecido a la forma en la que Google o Amazon construyen sus centros de datos.

Igualmente, VMware se ha centrado en impulsar la virtualización del desktop y de las aplicaciones. Así VMware View permitirá a los departamentos TI entregar aplicaciones a PCs, portátiles o dispositivos móviles de forma gestionada.
Sin olvidar la apuesta por la blindar todas estas aproximaciones con la ayuda de terceros como McAfee y Sourcefire o la optimización del almacenamiento virtual con Virtual Storage Optimizer de IBM.
Ofertas cruzadas
Pero VMware y Microsoft no están solos en este mercado. De forma paralela a estos anuncios, Citrix ha anunciado la versión 5 de su hypervisor XenServer, mientras Red Hat daba a conocer la compra de Qumranet, especializado en virtualización del desktop.
Por su parte, Sun Microsystems dispone de una nueva versión de xVM VirtualBox, su propio hypervisor open source para virtualización del desktop, que compite con VMware y Microsoft.
Pero a la vez, Sun anunciaba que su plataforma xVM Server ha sido validada para Windows Server 2000, 2003 y 2008, y pretende ofrecer su sistema operativo Solaris como invitado certificado sobre Hyper-V 2008 de Microsoft.
Los esfuerzos de VMware, Microsoft y las plataformas open source como Xen, KVM o Virtuozzo -con sus respectivos desarrollos- han conseguido trasladar las bonanzas de la virtualización al mercado de propósito general.
Ya sea por precio, por tecnología o porque en el futuro no quedará más remedio, los usuarios tienen ante sí un gran elenco de posibilidades para adentrarse en el mundo de la virtualización.
Pero la gran cantidad de ofertas y la cada vez mayor compatibilidad entre plataformas probablemente hará que, con el tiempo, las distintas ofertas se fusionen en dos o tres únicas opciones.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor