El software empresarial no es sexy. ¿Y qué?

Cloud

El ‘uberblogger’ Robert Scoble publicó recientemente un artículo de opinión en el que criticaba la falta de atractivo de las aplicaciones empresariales. Sin embargo ¿tiene eso realmente importancia? Muchos creen que no, y que en ese mercado el objetivo es otro.

Michael Kringsman reflexiona sobre ese mismo artículo en los blogs de ZDNet y llega a conclusiones muy interesantes. Kringsman entiende que los objetivos del software para usuarios finales y el software empresarial son dos cosas muy distintas.

La columna de Robert Scoble  proponía a los usuarios soluciones para hacer que las aplicaciones corporativas fueran más atractivas, pero según Kringsman eso no importa demasiado en estas aplicaciones: mientras que las herramientas destinadas al usuario final deben ser lo más atractivas y ‘sexys’ posible – interfaces llamativas, funcionalidades visuales sorprendentes – para atraer la atención, las herramientas empresariales deben basar sus fortalezas en otros aspectos.

Y para muestra un botón, como dice Kringsman:”Cuando estoy en casa uso Twitter, un gran ejemplo de software ‘chulo’ para el usuario final. En ese caso quiero estar encantado, entretenido, y enganchado. Cuando realizo transferencias de dinero a través de mi banco, que sin duda es un sistema empresarial sin atractivo, exijo del sistema que funcione sin fallos continuamente.”

vINQulos

ZDNet

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor