EMC creció un 15% en España en 2014

AlmacenamientoDatos y AlmacenamientoEmpresasMercados Financieros

La mediana empresa ha acelerado el crecimiento. Este negocio creció un 38% en 2014.

“Ha sido un año bueno”, ha resumido Fernando de la Prida, director general de EMC en España, en el encuentro con medios que la firma ha celebrado hoy.

Las declaraciones de De la Prida, bien podrían tacharse de modestas. El negocio de EMC en España creció un 15% en 2014, gracias a crecimientos a doble dígito de sus principales áreas de negocio. El brazo de almacenamiento cerró el año con incrementos del 12%; el de gestión de contenidos, un 61%; y el de Seguridad un 86%.

Por segmentos, el verdadero tirón del negocio lo ha protagonizado la mediana empresa, con un acelerón del 38% en términos interanuales. El negocio para Enterprise creció un 10%.

El negocio Telco e Industria representó el 31% de la facturación en España. Le sigue la Administración Pública (26%) un segmento de un perfil muy definido que demanda “proyectos donde se busca la eficiencia y el aprovechamiento de recursos”. La Banca y Finanzas representaron el 23% del negocio y el Retail un 20%.

EMC, dice el ejecutivo, se ha beneficiado principalmente del proceso de transformación que están abrazando muchas industrias. “El cloud, la movilidad, Big Data y las redes sociales ya están en las conversaciones de los clientes”, ha dicho. Estos conceptos ya no solo incumben al CIO, sino que ya se han colado en la mesa de los CEOs, cada vez más conscientes de su potencial.

Preguntado por las líneas estratégicas que definirán el próximo ejercicio, De la Prida ha destacado algunas: el paso de la segunda a la tercera plataforma, el foco en flash, la apuesta por la nube híbrida y el almacenamiento definido por software.

Este año hablaremos más de los data lakes”, ha adelantado Alejandro Giménez, CTO de EMC para España, los repositorios de información no estructurada que representan un paso más desde las bases de datos tradicionales.

Adaptarse o morir

En la era del todo definido por software, EMC ha pasado de ser un fabricante de hardware a hacer del software un activo estratégico del negocio. El peso del software pronto superará al del hardware.

“Los hardwares están cada vez más estandarizados y será el software el que marque la diferencia. Será el habilitador de todo”, desde el puesto de trabajo hasta el datacenter, ha dicho Giménez.

En este sentido y con la intención de que haya “más conocimiento de software dentro de la casa” EMC está reestructurando su negocio y reubicando recursos. La compañía ha anunciado recientemente que el plan que tendrá un coste de entre 130-150 millones de dólares que conllevará despidos, aunque no ha especificado cuántos.

En el caso de España la reorganización supondrá la creación de nuevas direcciones comerciales para las cuentas Enterprise, Sector Público y en especial para la Mediana empresa, área de mayor crecimiento, que tratará de “atacar a empresas en plena transformación”.

Una Federación sólida

El mensaje que Joe Tucci, CEO de EMC, ha transmitido de la mano de la presentación de los resultados es contundente. Las tres compañías que forman la Federación (Pivotal, VMware y EMC) tienen un objetivo común: llevar a los clientes a la tercera plataforma.

EMC entiende esta estructura como la más adecuada para que cada compañía mantenga su competitividad, unos frutos que se recogerán en común.

En términos globales, EMC ha cerrado 2014 con una facturación de 24.400 millones de dólares, un 5% más que hace un año. Los beneficios netos han sido de 2.700 millones de dólares, un 6% inferiores a los de 2013.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor