En poco más de un año, la mitad de las empresas se habrá apuntado a Windows 10

EmpresasSistemas OperativosWorkspace

La consultora Gartner cree que esta plataforma conseguirá convertirse en la versión Windows más instalada de la historia, con respaldo incluido de los usuarios profesionales.

Lanzado a finales de julio de este año, el sistema operativo Windows 10 de Microsoft está sumando logros a medida que avanza su disponibilidad.

En octubre, la firma de Redmond ya explicó que esta nueva versión de su sistema operativo ha triplicado el ritmo de adopción de Windows 7 durante el mismo periodo de lanzamiento y el primer par de meses de disponibilidad. En ese momento, se calculaba la existencia de 110 millones de dispositivos Windows 10 en el mundo.

Y la cosa no debería quedarse aquí. La consultora Gartner cree que Windows 10 se coronará como la versión Windows con mayor base de instalación. También debería destacar en rapidez de las migraciones.

“En el mercado de consumo, la combinación de una actualización con un amplio soporte de dispositivos heredados y las actualizaciones automáticas over-the-air asegura que habrá decenas de millones de usuarios familiarizados con el sistema operativo antes de que termine 2015″, comenta Steve Kleynhans, vicepresidente de investigación de Gartner.

Mientras, “para las empresas, esperamos que la implementación sea mucho más rápida que la observada con Windows 7 hace seis años”, añade Kleynhans.

Concretamente, en Gartner creen que la mitad de las compañías ya debería haberse sumado a Windows 10 cuando lleguemos a enero de 2017. Esto es, al menos la mitad de ellas debería haber iniciado el despliegue de este sistema en poco más de un año, a partir de ahora.

Entre las motivaciones se encontrarían el final de la vida de Windows 7, la posibilidad de aprovechar hardware antiguo para actualizarse a Windows 10 o la necesidad de adoptar una estrategia más móvil, con el uso de tabletas y gadgets convertibles.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor