“En España nadie ha comprobado si las leyes están adaptadas a Google Glass”

CloudEmpresas

Droiders es una de las pocas compañías en el mundo que pueden desarrollar apps para Google Glass. Nacida en Murcia, pero ya con sedes en varias ciudades europeas y en Estados Unidos, se ha situado como una referencia en el mundo de las aplicaciones. Su CEO, Julián Beltrán, explica con claridad su máxima: “hay que ser pioneros”.

Las gafas inteligentes que prepara Google es el dispositivo electrónico que más expectación ha despertado en los últimos años. El universo tecnológico recibe con una mezcla de ilusión y escepticismo cada nueva noticia que aparece sobre las Glass. En España la mayoría de ellas provienen de Droiders, una de las escasas compañías de desarrollo de aplicaciones que han sido seleccionada por el gigante de Mountain View para probar su nuevo “juguete” y crear apps con las que luzca.

Al frente de Droiders está Julián Beltrán, un joven ingeniero y empresario que ha logrado que su empresa se expandiera desde Murcia hasta San Francisco, con sedes en Reino Unido o Alemania. Beltrán atiende la llamada de Silicon News a pocos días de volver a viajar a Estados Unidos por motivos laborales.

– Droiders nació hace cuatro años, con un capital de 7.000 euros, y actualmente tiene casi una veintena trabajadores y delegaciones en Murcia, Dusseldorf, Londres, Madrid y San Francisco. ¿Cómo ha sido este proceso?

Ha sido una aventura muy complicada, con mucho trabajo y mucho esfuerzo detrás. Empecé en 2009, en plena crisis económica, con lo que no te puede ir a peor, te puede ir a mejor nada más. Yo de formación soy ingeniero, estudié en el Reino Unido, y cuando montas una empresa y te topas con temas legislativos, económicos o Hacienda, hay muchos conceptos que no entiendes y tienes que adaptarte. Pero conforme coges experiencia ya deja de ser un problema. Son cuatro años, ya estamos bien segmentados, tenemos equipos para cada una de las partes de la empresa… Somos veinte personas trabajando y más del 50% de nuestra facturación viene de fuera de España.

Hemos desarrollado aplicaciones que han sido tan llamativas que hemos ganado algunos concursos internacionales de Google, y desde entonces nos invitan todos los años a ir al Google I/O, que es donde se hacen las presentaciones de los productos en Estados Unidos. En este sentido hemos sido pioneros en España en desarrollar aplicaciones para Google Glass: la primera aplicación bancaria del mundo con el Banco Sabadell, la primera cirugía con el doctor Pedro Guillén, la primera aplicación para ciegos… y vamos a ser pioneros en más que cosas que más adelante podremos anunciar. En ese sentido, estamos bastante contentos.

– ¿Cuál ha sido vuestro mayor acierto en esta trayectoria?

Pufff… No te sabría responder a esta pregunta, la verdad… Quizá abrirnos más hacia afuera, hacia afuera de España. Yo creo que puede ser la mejor decisión que hemos tomado porque nos ha permitido crecer. Sentar bases en Estado Unidos y Alemania nos ha permitido facturar fuera y expandirnos, y es lo que va a conseguir que 2014 sea un año muy bueno.

– ¿Y habéis dado algún paso en falso?

Muchos. A veces contratar a gente inadecuada, que nos ha hecho perder mucho tiempo. Ha venido gente que ha tenido intención de ayudar a Droiders y lo que ha hecho al final es fastidiarnos, porque intentan conseguir información, retrasarnos, hacernos la competencia… todo con la excusa de querer aportar algo.

También hemos diversificado a veces mucho, hemos querido hacer aplicaciones muy diversas de todo tipo y eso nos ha hecho perder el foco. Aunque también es bueno probar cosas, equivocarse, y luego rectificar para seguir adelante. Estos son los principios que tiene cualquier emprendedor.

– Son muchas las voces que aseguran que el mundo de las apps vivirá una burbuja igual que la que sufrió internet. ¿Qué opinas?

Estoy de acuerdo. De hecho, por eso nosotros queremos ser pioneros en el tema de Google Glass, porque poco a poco hemos visto como han dejado de pedir de apps. Todo empezó con las páginas webs, todo el mundo quería tener una página web, y hasta una persona con pocos conocimiento de HTML tenía trabajo. Luego bajaron los precios, también bajó la demanda, y fue para abajo. Luego, con el boom de los móviles, nosotros lo hemos visto igual y hemos tenido mucha demanda, pero esta demanda acabará bajando y luego se diversificará. Cuando llegue un nuevo boom todo el mundo quiere tener una “súper aplicación”, pero cuando todo el mundo la tenga… ¿qué sentido va a tener seguir desarrollando?

Es importante ser los primeros y ser pioneros, como es el ejemplo de Whatsapp, porque una vez que la app está posicionada en el mercado, saldrán competidores como Line o WeChat que habrá alguien que se las descargue, pero finalmente todo el mundo va a pasar por Whatsapp porque es la aplicación que está de facto en los smartphones de todo el mundo. Por eso es tan importante ahora con Glass que las empresas sean las primeras y que tengan presencia en esta plataforma, porque el primero que se incorpore y logre que todo el mundo la tenga instalado, va a ser el que luego en el futuro va a tener una posición en el mercado que le va a permitir arrasar.

– Google os ha elegido como una de las empresas pioneras en el mundo que han tenido acceso a la Glass y que podrán desarrollar apps para este dispositivo. ¿Cómo apareció esta oportunidad?

Sólamente hay en España tres empresas oficiales, tres personas, que desarrollan para Glass. Estas empresas son las que están autorizadas para disponer de las Glass y trabajar y desarrollar con ellas aplicaciones. ¿Por qué es tan importante ser desarrollador oficial y qué implica no serlo? Los que no lo son están incumpliendo los términos de servicio, y según lo que dice la página web de Google podrían ser bloqueadas esas Glass. Nosotros, en principio, debemos avisar y reportar si vemos algunas que no son autorizadas.

En la edición de 2012 del Google I/O (a la que acudió Droiders), los asistentes fueron los pioneros en disponer de Glass, y acabaron siendo desarrolladores oficiales. A nosotros nos llamaron desde España, fuimos a una entrevista, y nos dieron unas directrices para hablar en público sobre el tema.

Hay que tener en cuenta que este dispositivo es un prototipo. Es un dispositivo que además en España, no es que sea legal o ilegal, es que nadie se ha puesto a comprobar si las leyes están adaptadas al dispositivo. Nosotros sí recibimos un training en Estados Unidos sobre cómo explicar las Glass, qué son, qué hacen y qué no hacen, qué problemas pueden dar, qué decir en caso de que alguien se queje de la privacidad,… y eso son cosas que en España hay que explicar. Además: todo dentro de Glass está en inglés, y no quieren que caiga en manos de un ministro o de una persona que tome decisiones y por el hecho de que simplemente no lo entienda o no le reconozca a la hora de hablar, pues ya piense que es una porquería o no funcione bien. Es un prototipo, y la intención que tiene ahora mismo Google es dejarlo en manos de los desarrolladores oficiales por todo el mundo para que lo evalúen, den feedback y puedan sacar un nuevo modelo.

– ¿Cómo es vuestra relación con Google?

Está prohibido hablar del contrato, es confidencial, pero básicamente podemos hacer lo que queramos con las Glass mientras que lo sepamos explicar bien. El objetivo de darnos las Glass es para que empecemos a hacer aplicaciones para que cuando salga al mercado ya existan apps interesantes con las que se pueda hacer algo. En función de cómo trates el dispositivo colaborarán más contigo o colaborarán menos. No es cuestión de que esté algo firmado, es cuestión de que si colaboras te echan una mano, y si no, pues no.

– Estás convencido de que las Google Glass serán un éxito. ¿Por qué?

Sí. Hay un informe en Estados Unidos sobre quién se compraría las Glass a un precio de 1.500 dólares, y dice que lo haría el 12% de la población norteamericana adulta. El impacto, la predisposición de la gente a llevar Glass, es bastante alto, es como tres veces más de lo que pasaba con el iPhone. Esto hace que muchos analistas digan que puede ser “el próximo iPhone”. Por otro lado, también hicieron una encuesta entre empresas y Gartner dijo que el 80% estarían interesadas en incorporar a su ciclo productivo, y además, según su estudio, podrían ahorrar un billón de dólares solamente en mejorar la eficiencia.

– ¿Vuestro modelo de negocio en qué se basa? ¿Simplemente desarrollo de apps?

De momento nos centramos en ayudar a otras empresas a que puedan ser pioneras en el desarrollo de aplicaciones para Google Glass, pero también nos centramos en el desarrollo de aplicaciones para Android, iPhone o tablets, y también en ayudar a promocionarlas, que tengan su debida audiencia cuando la app está desarrollada. Es consultoría: ayudar a las empresas que quieren tener presencia en mobile a hacerlo de manera correcta.

– Habéis centrado vuestro foco en la sector de la medicina. ¿Qué buscáis y qué podemos esperar?

La medicina, según los analistas, es el campo en el que más van a poder ayudar las Google Glass, en el sentido de que para hacer telemedicina va a ser genial, retransmitir en tiempo real cosas, hacer una foto a una radiografía y compartirla con otro compañero para saber qué opina, para que un cirujano con mucha experiencia pueda enseñar a otro con menos experiencia de manera remota… Puede ayudar en muchos puntos a la medicina, desde luego, y ya se están desarrollando aplicaciones que tienen que ver con esto. El sector médico está muy revolucionado con este dispositivo porque les va a ayudar mucho.

– Con treinta años recién cumplidos, ya tienes en tu currículum una compañía de éxito. ¿Cuáles son tus próximos pasos a dar?

Lo que buscamos es estar en Estados Unidos, que es desde donde nos están llamando mucho porque quieren trabajar con nosotros en temas médicos. De hecho, ya tenemos una colaboración con la Universidad de Stanford y esperamos dar en breve alguna noticia de alcance…

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor