No es fácil para las empresas adaptarse a los cambios [Infografía]

Workspace

La innovación tecnológica, la globalización y el crecimiento de las expectativas de los clientes hacen necesaria la evolución de las compañías europeas para mejorar su posicionamiento y cambiar más rápidamente.

El estudio El reto de la rapidez, realizado por The Economist Intelligence Unit y patrocinado por RICOH, desvela que el 73% de los altos ejecutivos de Europa cree que sus compañías tienen que conseguir ser más rápidas para adaptarse a las cambiantes condiciones del entorno.

De hecho, tan solo uno de cada diez líderes del sector financiero se considera capaz de aprovechar nuevas oportunidades de negocio y de asumir los cambios rápidamente. En cambio, en el resto de sectores, esta cifra se eleva a dos de cada diez.

Las compañías del sector financiero, además de tener que lidiar con las demandas de sus consumidores, los organismos reguladores y los accionistas, deberán afrontar el reto de agilizar la gestión del cambio, adaptándose a los cambios tecnológicos y optimizando sus procesos de negocio críticos de forma rápida.

Las áreas que requieren adoptar el cambio con mayor urgencia (en los próximos tres años) son  las de nuevas tecnologías, captación y retención de clientes, y mejora de los procesos de negocio clave.

Aunque el 54% de los líderes del sector financiero afirmó tener muchas ideas para hacer frente a los cambios del futuro, el 43% admite no disponer de la capacidad para implementarlas; una cifra muy elevada que no es superada por ningún otro sector. En concreto, los principales inconvenientes que han citado son: la pérdida de clientes (38%), el aumento de los gastos (36%); y la exposición de la empresa a nuevos riesgos (35%).

“El sector financiero es el que encabeza la carrera hacia la transformación digital. Tal como pone de manifiesto este estudio, es el sector que utiliza más ampliamente la tecnología para operar con mayor rapidez. Sin embargo, los sistemas obsoletos e inconexos siguen ralentizando sus procesos. Es por ello que es primordial revisar los activos tecnológicos y simplificar los procesos documentales básicos”, explica Bruhn Carsten Bruhn, vicepresidente ejecutivo de RICOH Europe.

Los líderes financieros están de acuerdo: las principales barreras que impiden aumentar la rapidez en la gestión del cambio y, por lo tanto, conseguir que las empresas sean más ágiles, están relacionadas con los procesos. Por ejemplo, los procesos burocráticos relativos a la toma de decisiones, seguidos por la ausencia de plataformas tecnológicas interconectadas y, en tercer lugar, el insuficiente acceso a la información. Pero existen otros obstáculos a superar, como la falta de liderazgo en la gestión del cambio, seguido por el limitado tiempo del que disponen los directivos y el uso de tecnologías obsoletas.

31enero_Ricoh

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor