¿Es Microsoft un peligro para el medio ambiente?

ComponentesWorkspace

Muchos analistas han mencionado en los dos últimos decenios la alianza entre Microsoft e Intel (Wintel). Desde los blogs de iTWire se preguntan si en un mundo preocupado por el cambio climático y el calentamiento global el planeta puede darse el lujo de permitir que la alianza Wintel continúe.

No es ningún secreto que la clave de Wintel es conducir a la venta de dispositivos con mayor procesamiento capaz de alimentar las mayores necesidades software-hardware que impone Microsoft, especialmente en sus sistemas Windows, ávidos de recursos.

Como resultado, desde 1995 las sucesivas versiones de Windows son cada vez más complejas, más “ricas” y sobre todo cada vez más exigentes en consumo de recursos.

Además la llegada de Internet ha sido una gran ayuda para la alianza Wintel, generando la industria de “software de seguridad” que consume recursos de computación de Intel y proporciona a Microsoft combustible para desarrollar próximos sistemas “más seguros”.

El último ejemplo en la generosidad de la combinación soft-hard lo tenemos con Windows Vista. Un sistema que requiere al menos 4 Gbytes de espacio en disco para la instalación, 2 Gbytes de RAM, procesador dual a 2 GHz y una tarjeta gráfica dedicada para obtener resultados aceptables, necesitando sistemas incluso superiores para obtener un buen rendimiento. Estas configuraciones necesitan grandes sistemas de refrigeración y grandes consumos energéticos.

Según el articulista “es como usar una bomba atómica para matar una hormiga”, para el uso que por ejemplo el necesita para procesamiento de textos, hoja de cálculo o publicación en sitios web.

El mismo, compara la instalación de una distro Linux como Ubuntu con bastantes menos requerimientos para hacer tareas similares y que no requieren estar constantemente actualizando el hardware.

En resumen que Microsoft está aplicando políticas que son contrarias a los principios de una IT verde. (Desde aquí nos atreveríamos a incluir a otras como NVIDIA o ATI cuyas tarjetas gráficas son un ejemplo de dispositivos devoradores de recursos…)

Intel (y AMD llegado el caso) pueden argumentar que los nuevos procesadores de doble núcleo son más eficientes que los de un solo núcleo, pero el mayor poder de procesamiento lleva inevitablemente a un mayor consumo energético que siempre tendrá un sistema Windows que requiera esa mayor potencia.

Según el articulista, Microsoft en vez de pensar en estirar los límites de un nuevo hardware más potente, debería enfocar sus esfuerzos en aprovechar de la mejor forma posible el ya existente.

El SP3 del XP puede ser un paso en la dirección correcta, cuando en las pruebas preliminares las tareas se ejecutan más rápido que en equipos de su predecesor con el hardware existente.

“Aunque Vista sea un “elegante sistema operativo”, tal vez sea hora que Microsoft reconsidere vender a sus clientes un sistema operativo que requiere más energía y recursos energéticos en un momento en que la conservación de la energía están en mente de los consumidores”, remacha.

vINQulos
iTWire

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor