España y otros cinco países investigan la política de privacidad de Google

Cloud

Las autoridades de España, Francia, Alemania, Reino Unido, Italia y los Países Bajos podrían acabar multando con varios cientos de miles de euros al gigante de la G por no atender a sus solicitudes de mejora y respeto a los derechos de los usuarios.

Hace algo más de un año, en enero de 2012, Google anunció cambios importantes en su política de privacidad de datos, que cohesionaba a 60 de sus 70 anteriores normativas de productos previamente separados bajo una única razón de ser.

Esto es, que en la práctica rompía las barreras de indentidad seleccionadas para algunos de ellos con el objetivo de combinar sus datos con los de otros servicios en un mismo perfil, tratando a cada usuario como un único individuo en plataformas tipo Gmail, Google Docs o YouTube.

El cambio se hizo efectivo el 1 de marzo del año pasado y, en mayo, los reguladores franceses acusaron a la compañía de falta de cooperación con los investigadores que intentaban dirimir la validez de sus prácticas de privacidad. En octubre, la Comisión Nacional de Informática y Libertades de ese mismo país (CNIL) solicitó a Google una serie de mejoras que protegiesen la privacidad de sus usuarios online y respetasen la normativa europea.

Ahora, ante la aparente parsimonia del gigante de la G en lo que respecta a la implementación de dichos cambios y pasados los cuatro meses de plazo, la CNIL ha perdido la paciencia y está dando nuevos pasos, entre ellos la autorización de investigaciones más profundas y la posibilidad de imponerle una fuerte multa a la firma californiana.

En el caso también están involucradas las autoridades de protección al consumidor de otras cinco naciones entre las que se encuentra España. El resto corresponden a Alemania, Italia, los Países Bajos y el Reino Unido.

Google todavía “no ha aplicado ninguna medida de cumplimiento importante”, ha dicho el grupo en un comunicado. “Ahora le corresponde a cada autoridad nacional de protección de datos llevar a cabo investigaciones adicionales con arreglo a las disposiciones de su legislación nacional en transposición de la legislación europea”.

En consecuencia, “todas las autoridades que componen el equipo de trabajo han puesto en marcha acciones el 2 de abril de 2013 sobre la base de lo dispuesto en sus respectivas legislaciones nacionales (investigaciones, inspecciones, etc.) En particular, la CNIL ha notificado a Google de la iniciación de un procedimiento de inspección y de que se había establecido un procedimiento de cooperación administrativa internacional con sus homólogos en el grupo de trabajo”.

Tal y como explica la organización del país vecino, su misión es garantizar que “la tecnología de la información está al servicio de los ciudadanos y no pone en peligro la identidad humana ni daña los derechos humanos, la intimidad o las libertades individuales o públicas”.

Aunque no se sabe cómo acabará todo esto, Google podría recibir una multa de varios cientos de miles de euros. Eso sí, según ha recordado este grupo de seis países comunitarios, su finalidad no es imponer un correctivo monetario,  “el objetivo es que Google se ponga al día con lo que le exigimos”.

Otra de las cuestiones que se plantean en Europa es el manejo que la empresa de Larry Page y Sergey Brin aplica sobre los datos personales de sus usuarios, combinándolos a través de sus diferentes sitios web para optimizar la publicidad de los anunciantes.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor