Estados Unidos quiere bloquear la fusión de AT&T y T-Mobile

Empresas

AT&T se ha mostrado “sorprendida y decepcionada”, y asegura que “rebatirá en los tribunales”.

La fusión violaría las leyes anti-monopolio y “dañaría sustancialmente la competencia en los servicios de telecomunicaciones inalámbricas en Estados Unidos, ocasionando precios más elevados, peor calidad del servicio, menor capacidad de elección y menos innovación en los productos para los millones de consumidores americanos que confían en los servicios wireless en su día a día”.

Con estos argumentos el Departamento de Justicia estadounidense tratará de bloquear la compra de la operadora móvil T-Mobile por parte de AT&T, que estaría dispuesta a pagar 39.000 millones de dólares por la compañía. Las acciones de AT&T se han desplomado un 5% a la apertura de Wall Street tras conocerse la noticia, pero los responsables de la compañía no se han dejado amilanar por las intenciones de las autoridades.

“Rebatiremos en los tribunales”, ha respondido AT&T después de que el Departamento de Justicia considerara que “la eliminación de T-Mobile, un rival de bajo coste e independiente, por parte de AT&T borraría del mercado a una fuerza competitiva muy significativa”. “Estamos sorprendidos y decepcionados por la noticia de hoy, especialmente porque nos hemos reunido en repetidas ocasiones con el Departamento de Justicia y no hubo ninguna indicación por su parte de que se estuviera contemplando una acción de este tipo”, explica la compañía en su comunicado, en el que aprovecha para recalcar los beneficios de la fusión, entre los que destaca “ayudar a resolver la situación exhausta del espectro de nuestra nación y mejorar el servicio wireless para millones de usuarios”.

La expansión de la red 4G a 55 millones más de americanos y la creación de “decenas de miles” de puestos de trabajo son otras de las bazas que AT&T quiere jugar en los tribunales.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor