Éstas son las 5 cosas que nunca, nunca, debes hacer en Twitter

Cloud

Si quieres mejorar la imagen de tu marca gracias a Twitter pero no sabes muy bien cómo, apunta estos consejos. Groupiest nos cuenta cuáles son las cosas que se deben hacer y los errores que hay que evitar.

Estar en Internet se ha convertido en requisito imprescindible para toda compañía que se precie.

Twitter_logo_blueY es que Internet, la Red de redes, es un escaparate de dimensiones colosales que permite conocer la actividad de un negocio desde cualquier parte de mundo, con la simple ayuda de un dispositivo conectado, ya sea de sobremesa o móvil. Las empresas deberían aprovecharlo, creando sus propias páginas web y abriendo perfiles en redes sociales como la plataforma de microblogging Twitter.

Pero, eso sí, no vale estar de cualquier forma. Para ayudar a los menos experimentados a manejar la cuenta de Twitter de una empresa de forma correcta, Groupiest recopila cinco malas prácticas que se deben evitar a toda costa si no se quiere perjudicar el valor de la marca:

1. “Community management fails: equivocarse de cuenta”. No es precisamente un error de novato. Desde Groupiest aseguran que es “muy común” encontrarse con gestores de la imagen pública de una marca en redes sociales que acaban metiendo la pata al tuitear desde un perfil equivocado, como por ejemplo el suyo propio. Es por eso que nunca debería dejarse sin planificar la publicación de tuits, huyendo de prisas y poniendo todos los sentidos si se usa el móvil, donde es más sencillo fallar.

2. “Tratar de ‘subirse al tren’ de los Trending Topics a toda costa”. Que un acontecimiento se encuentre de rabiosa actualidad o un hashtag esté siendo profusamente utilizado en Twitter no significa que haya que hablar de ello de forma obligada. De hecho, sumarse a las tendencias sin valorar primero su interés para el sector en el que se mueve la empresa representada puede resultar perjudicial. “Es positivo ‘engancharse’ a la conversación, pero siempre desde la relevancia para la audiencia”, recuerdan los expertos.

3. “No tener en cuenta el macro-entorno”. En Internet nunca se puede expresar una opinión sin pensar en las consecuencias. Por ejemplo, sin pensar en las posibles interpretaciones que puede tener por parte de los diferentes usuarios, ya que si alguien se siente ofendido será imposible parar la tormenta de acontecimientos. Es recomendable intentar ser especialmente delicados al tratar acontecimientos de repercusión mundial, políticos, catastróficos o, directamente, controvertidos. También se aconseja prestar atención al contexto global.

4. “Caer en la provocación”. Guste o no, la Red está plagada de usuarios que se escudarán en el anonimato para proferir insultos o ser especialmente cansinos, con el simple objetivo de sacar de quicio a los demás y divertirse a su costa. Nunca hay que utilizar su mismo lenguaje para responderles. En el caso de las críticas negativas, tampoco se puede caer en la descalificación. La solución es aprender a dialogar y contestar de forma educada aunque algo no siente bien, pero sin enrocarse en conversaciones sin fin.

5. “Que tuiteen las máquinas”. Las herramientas de programación de mensajes pueden resultar bien útiles cuando hay eventos planificados, lanzamientos de productos que se han estado preparando durante meses o, quizás, cuando alguien se va de vacaciones. Pero también tienen sus pegas. Y es que estar tuiteando de forma programada da sensación de normalidad a los usuarios, pero no te permite contestar al momento si alguiente te hace una pregunta. No conviene abusar de este tipo de trucos. Recurrir a la curación de contenidos, según Groupiest, puede derivar además en pérdida de personalidad y calidad.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor