Este es el email con el phishing que permitió acceder a la cuenta de AP que tuiteó el falso atentado a Obama

Cloud
0 0 No hay comentarios

La cuenta de Twitter de la agencia de noticias Associated Press sufrió ayer una intrusión que permitió que se publicase (sin el consentimiento de AP, evidentemente) un tuit en el que se informaba de un ataque a la Casa Blanca en el que habría resultado herido el presidente Obama. Hoy conocemos cómo se produjo esa intrusión que tomó el control sobre la difusión a través de Twitter de la falsa información.

El revuelo organizado del que te hemos dado buena cuenta aquí en The Inquirer llegó a afectar a la cotización de la Bolsa en Wall Street, requirió que un portavoz de la Casa Blanca desmintiese la información y todo se debió a un correo electrónico que contenía un enlace malicioso que permitió un acceso no autorizado a los equipos informáticos de la agencia de noticias.

A partir de ahí el desastre estaba servido y aunque pudo atajarse a tiempo los más de dos millones de seguidores de la cuenta en Twitter de AP recibieron la falsa noticia de las explosiones y la difusión en Internet fue inmediata. El autodenominado Ejército Electrónico Sirio reclamó la autoría de este acceso así como el intento de algo similar contra otros influyentes medos de pernsa como la BBC, la CBS o la agencia de noticias Reuters.

La pista para explicar cómo pudieron acceder estaría en el correo electrónico que reproducimos a continuación y que recibió uno de los empleados de AP, pulsando sobre el enlace que presuntamente dirigía a una importante información publicada por el Washington Post pero que en realidad ocultaba la vía de acceso al equipo y desde ahí al parecer no costó demasiado llegar a una sesión abierta de la cuenta en Twitter.

El ataque además resultó efectivo porque al parecer se eligió cuidadosamente a quién se enviaba este email pero también qué nombre se empleaba como remitente de este correo electrónico. El “remitente” era alguien de confianza para el destinatario y este tenía acceso a la cuenta en Twitter de Associated Press. Ganada así la confianza sólo restaba aguardar a que se franquease el acceso a su equipo y desde ahí apoderarse (aunque fuera momentáneamente) de la cuenta de la red social de microblogging y proceder a publicar la noticias del falso percance explosivo presidencial.

vINQulo

Slate

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor