Europa, en contra del corte de internet

Empresas

El Parlamento Europeo aprueba un informe que se posiciona frente a las medidas legales que estudian algunos países, como Francia.

Dejar al usuario sin acceso a la red es el castigo último de algunas de las leyes que se están estudiando en estos momentos en el Viejo Continente, como sucede en Francia con el proyecto de ley Hadopi o Création et Internet.
Algunos proveedores británicos ya se habían mostrado interesados por esta opción última en el pasado, al tiempo que son cada vez más los países que se muestran pro-sistemas como el tres avisos.
Europa se ha pronunciado sobre la materia y la posición del Viejo Continente no va a gustar a muchos de estos estados. El Parlamento Europeo acaba de aprobar un informe que rechaza la posibilidad de aplicar el corte de servicio como medida sancionadora.
“Los gobiernos o las empresas privadas no deben recurrir a la denegación de dicho acceso como medio para imponer sanciones”, se lee en el informe del diputado socialista griego Stavros Lambrindis.
“El analfabetismo electrónico será el nuevo analfabetismo del siglo XXI y que, por lo tanto, asegurar que todos los ciudadanos tengan acceso a Internet significa garantizar que todos los ciudadanos tienen acceso a la escolarización”, añade.
El corte de la red afectaría, según confirman los eurodiputados, a derechos clave como el respeto de la vida privada, la protección de datos o la libertad de prensa, expresión y participación política. Estos no serían los únicos derechos afectados: Europa también cree que la medida afectará a la protección de datos, a la no discrimación y la educación.
Para Europa, lo digital es también una parte del yo, con lo que debe ser protegido. “Los procedimientos simplificados para llevar a cabo búsquedas remotas, en comparación con las búsquedas directas, son inaceptables, ya que vulneran el Estado de Derecho y el derecho a la intimidad”, apuntan.
Ciberdelincuencia y estrategia
La Eurocámara ha apelado, a pesar de esta oposición, a que todos los Estados que ya están controlando los datos de navegación de sus ciudadanos lo hagan en condiciones y que aseguren, por tanto, que se respetan los derechos de protección de los mismos.
Europa también se preocupa por el impacto de la ciberdelincuencia.  El Parlamento ha votado a favor de recomendar el establecimiento de una estrategia global en este tema y de la creación de una serie de herramientas comunes que mejoren la situación de los europeos ante los ciberdelincuentes, como puede ser una ventanilla de ayuda o campañas de sensibilización.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor