Facebook: ¿El príncipe azul se ha convertido en rana?

Empresas

La red social podría estar viviendo una espantada de usuarios: la compañía empieza a prestar más atención a su política de protección de datos ante la psicosis generada.

Facebook ha decidido escuchar a los responsables de seguridad de la múltitud de países y entidades supranacionales que han puesto el grito en el cielo ante las condiciones de seguridad de la red social.
La compañía reunirá a cúpula directiva y trabajadores para debatir las condiciones de seguridad del servicio, aunque no se prevé que haga inmediatos anuncios sobre un cambio en las mismas, tal y como informa Reuters.
Al menos, la red social demuestra un interés en uno de los temas que más preocupan a sus usuarios y a las autoridades reguladoras; consiguiendo así calmar los ánimos y aplicar un cortafuegos a la escalada de críticas que está viviendo.
Mala comunicación o quizás mala organización. En una semana, a las críticas y cartas abiertas se sumaron filtraciones a los medios americanos de mails de los inicios de la red (en los que Mark Zuckenberg se mostraba sorprendido de la confianza de los primeros usuarios a la hora de ceder información a la red que estaba creando); creando un clima de ligera psicosis ante lo que Facebook podría hacer con los datos personales.

Eliminar la cuenta de Facebook es ya la primera opción que ofrece Google cuando, en inglés, se empieza a escribir como eliminar; aunque la escalada de peticiones de búsqueda de esta información se inició esta semana, como empezó a comentar la blogosfera estadounidense.
A Facebook podrían por tanto estársele convirtiendo en ranas los príncipes azules… y de forma masiva. La compañía no facilita estadísticas de bajas, como recuerda la CNN, aunque las explicaciones de como dejar la red social ya han dado el salto al prime time de la televisión estadounidense.
El hecho de que Facebook no sólo haya decidido dedicar una charla de su plantilla a seguridad, sino que además haya implementado ligeramente sus opciones de seguridad (la red notificará accesos desde dispositivos y lugares que no son habituales) lleva a pensar en un daño nada desdeñable.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor