¿Sería de verdad un error la captura de datos privados por parte de Google?

Empresas

A través de sus coches que toman imágenes para Street View, la empresa recogió datos privados de usuarios de Internet. Varios países investigan ahora las intenciones de la compañía.

Privacidad, datos personales, información… Privacidad. Esta palabra ya casi sólo recuerda a Internet y a las nuevas formas que la red va tomando: redes sociales, localizadores GPS, y otros dispositivos y programas… Normalmente es Facebook quien suele enfrentarse a problemas judiciales por este tema pero esta vez ha sido Google quien ha ocupado las páginas de noticias por haber cometido, según ellos, un error, recopilando datos privados de usuarios alrededor del mundo.

La voz de alarma sonó en el mes de Abril cuando se descubrió que Google, gracias a las redes Wi-Fi de los internautas, había recolectado datos privados como identificadores de red, que en muchas ocasiones coincide con el nombre real del abonado a la red, direcciones MAC que identifican la localización de los router, o datos de tráfico en Internet a través de las conexiones Wi-Fi.
Estos datos podrían haber sido útiles para vender a los anunciantes, si no llega a ser que las autoridades de varios países descubrieron lo que sucedía. Google pidió disculpas, ofreció quemar todos estos datos recopilados frente a un testigo y argumentó que había sido un error, pero este acontecimiento ha puesto a la empresa en jaque.

Por el momento, el gigante tecnológico, está siendo investigado por España, Alemania, Francia, Italia, Estados Unidos, Brasil, Hong Kong y Canadá. Además, varios congresistas estadounidenses, han pedido explicaciones por carta a los directivos de la empresa de Schmidt. Por su parte, Austria no dejará que los coches que toman fotos de las calles para actualizar  Street View circulen por el país hasta que no esté todo aclarado.

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), será el organismo encargado de llevar a cabo la investigación en España. Por ahora, la AEPD le ha pedido a Google que “bloquee los datos de tráfico asociados a las redes WI-FI (payload) recabados en territorio español”, según han anunciado mediante un comunicado enviado el 19 de mayo. Artemi Rallo, director de la agencia ha pedido además que informe sobre qué tipo de datos ha captado, con qué finalidad han sido recabados y tratados y cómo fue el procedimiento de recolección. La AEPD aún no sabe en qué ciudades españolas se llevó a cabo esta recogida de datos y está a la espera de que Google les informe al respecto.

Con el crecimiento de internet, la mayoría de las advertencias que la AEPD lanza a los ciudadanos españoles sobre la protección de datos se refiere a Internet. La red quasi monopoliza los informes que la organización gubernamental publica. En este caso, Google podría haber incumplido la Ley Orgánica de Protección de Datos cuya multa puede ser entre 600 euros hasta algo más de 600.000, según el grado de las sanciones que se impongan a la violación de esta ley.


Como ejemplo a las violaciones de esta ley que se producen gracias a los avances tecnológicos, de las 535 sanciones que impuso la AEPD en 2008, 170 fueron a empresas de telecomunicaciones, el sector que más denunciaron los usuarios y el más sancionado por la organización. En 2009, por su parte, France Telekom España y Telefónica, ambas del sector tecnológico, fueron las empresas más veces multadas en España por incumplir la ley Orgánica de Protección de Datos.

El polémico Google Street View

Google Street View ya ha causado varios problemas desde el principio y es que muchas personas consideran que las fotos que toma la compañía para la aplicación atenta contra su intimidad. Con esta herramienta, los usuarios de Internet pueden ver a pie de calle una ciudad y explorar posibles futuros destinos o lo que quieran. Miles de calles del mundo a un click en el ordenador. Pero, por otro lado, muchas personas sienten que su privacidad va siendo más frágil según internet evoluciona.

Es más fácil encontrarse detractores de Google Street View que admiradores, aunque la página reciba cada día miles de visitas de curiosos que quieren explorar diversos lugares. Armin Gross, por ejemplo, se enfadó cuando vio como se podía ver su casa por fuera en detalle con su coche aparcado frente a ésta. Considera que la herramienta invade la privacidad y no cree que las calles de barrios residenciales sean de interés público.

La compañía asegura en su página web que Google Street View respeta la privacidad con medidas como difuminar las caras de las personas que aparecen o las matrículas de los coches fotografiados, o como que sólo saca espacios públicos o no emitiendo las imágenes a tiempo real. Además, algo que probablemente muchos usuarios no sepan es que se puede solicitar que se eliminen imágenes, si el usuario no está de acuerdo con algún contenido.

Negocio de búsquedas de las grandes TIC

Hace dos semanas el Grupo de Trabajo para la Protección de Datos de la Comisión Europea, tras reunirse en Bruselas, enviaron un informe a La Comisión Federal de Comercio estadounidense y a Viviane Reding, vicepresidenta de la Comisión Europea y responsable de Justicia en el que advertían que ni Microsoft ni Google ni Yahoo! se adaptaban a la normativa europea de protección de datos en sus negocios de búsqueda. En una carta enviada a Google, este grupo de trabajo creado en virtud del artículo 29, les sugería reducir el almacenamiento de los datos de búsqueda de los usuarios de los actuales nueve meses a seis.

Según el informe, la historia de búsqueda de los usuarios refleja los intereses de estos y de sus relaciones personales. Los expertos en este tema creen que es “preocupante” este almacenamiento de datos, teniendo en cuenta que Google tiene una cuota de mercado de hasta el 95 por ciento en algunos países, es decir, la compañía tiene una posición dominante en el grueso de los países de la Unión Europea.
El Grupo de Trabajo teme que “esta información pueda ser mal utilizada de muchas maneras” y, aunque “aprecian los esfuerzos” de las grandes tecnológicas por adecuarse a la normativa europea, les gustaría que un auditor externo pudiera controlar que los datos de los usuarios que usaban los buscadores de Google, Yahoo! y Bing, son “absolutamente anónimos”.

Google suele ser de las compañías más queridas y mejor valoradas del mundo de la tecnología. Con los años, el buscador más famoso, ha conseguido ganarse la confianza de millones de internautas alrededor del mundo. ¿Hará este “fallo” peligrar su imagen?

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor