Formas de proteger los servidores virtuales

CloudEmpresasVirtualización

Laurent Dedenis, de Acronis, expone las estrategias que permiten a los administradores contar con las mismas garantías que los servidores físicos.

Las organizaciones de TI han descubierto que la tecnología de virtualización puede simplificar la gestión de los servidores y reducir los costes operativos totales.
A pesar de los beneficios técnicos y económicos de la virtualización, su uso en entonos de producción puede ser un desafío a la hora de hacer recuperación frente a desastres, ya que únicamente hacer el ‘backup’ de un servidor ‘host’ puede ser insuficiente para garantizar que la información almacenada en las máquinas virtuales sea recuperable. Para satisfacer las necesidades de recuperación frente a desastres en los sistemas de producción, los administradores deben diseñar e implementar estrategias de protección que permitan a estos sistemas contar con las mismas garantías que los servidores físicos. En este sentido, se deben trazar planes de recuperación frente a desastres que contemplen el hecho de que únicamente el ‘backup’ del servidor físico no garantiza siempre la recuperación, a la vez que se utiliza el software apropiado para satisfacer las necesidades y particularidades de los nuevos entornos.
Los servidores virtuales son susceptibles de sufrir, al igual que los sistemas físicos, períodos de inactividad bien provocados por desastres, errores humanos o por la propia naturaleza de la tecnología de virtualización. Así, los robos, los incendios, las inundaciones, la eliminación o modificación accidental de una máquina virtual, del disco duro virtual o de los archivos en el servidor; el ataque de un virus o de algún otro software malicioso e, incluso, un fallo en el disco duro ponen de manifiesto la vulnerabilidad de estos sistemas y la necesidad de contar con sistemas de recuperación y backup que permitan, en el caso de los data center, ‘rescatar’ su activo más importante -la información almacenada en los sistemas-, y, en el caso de los entornos de producción, la ‘inversión’ –en horas de trabajo- de los administradores de sistemas en crear y configurar máquinas virtuales.
Imagen de disco
En la actualidad, hay dos formas para proteger los servidores virtuales. El primero es hacer ‘backup’ de los archivos que componen la máquina virtual desde ‘fuera’, es decir, desde el sistema operativo del servidor y, el segundo es hacer ‘backup’ de los sistemas virtuales desde ‘dentro’, tratando cada servidor virtual como un servidor físico distinto que necesita ser restaurado de forma independiente.


En la práctica, el ‘backup’ de máquinas virtuales de producción desde ‘fuera’ es insuficiente para asegurar la recuperación de las mismas, si bien es cierto que se puede hacer backup de este tipo de sistemas cuando no están en operativos, una opción nada realista cuando hablamos de entornos de producción. En este sentido, la recuperación de las máquinas virtuales desde cada sistema virtual es la opción preferida en los entornos de los que estamos hablando.
Pero, ¿por qué la sencillez implícita a la virtualización en la gestión de grandes entornos de servidores se desvirtúa en cierta medida a la hora de implementar políticas de recuperación de los sistemas? ¿Las políticas de recuperación de sistemas no se deben abordar como un todo, independientemente de si son virtuales o ‘reales’?
En este contexto, disponer de soluciones que permitan a los administradores proteger los sistemas operativos, aplicaciones, los ajustes y la información del sistema operativo del servidor y de cada máquina virtual es clave para garantizar que todos sus activos estén protegidos frente a cualquier tipo de desastre.
Hoy por hoy, ya existen soluciones de este tipo en el mercado que, basadas en la tecnología de imagen de disco, permiten crear en tiempo real imágenes disco a disco del servidor físico y de cada sistema virtual de una forma más rápida y simple que el ‘backup’ tradicional de fichero a dispositivos de cinta.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor