Fotos en HDR con el iOS 4.1, ¿siempre recomendable?

ComponentesWorkspace

Una de las características que vimos ayer sobre la nueva versión del iOS, la 4.1, por parte de Apple, fue la introducción del HDR en la toma de fotografías. ¿Pero realmente las mejora? Aquí vemos las diferencias en una serie de imágenes, tanto en su versión normal como con el HDR activado. Han sido sacadas

Una de las características que vimos ayer sobre la nueva versión del iOS, la 4.1, por parte de Apple, fue la introducción del HDR en la toma de fotografías. ¿Pero realmente las mejora? Aquí vemos las diferencias en una serie de imágenes, tanto en su versión normal como con el HDR activado. Han sido sacadas con la versión Gold Master para desarrolladores. Saca tus propias conclusiones tras dar el salto.

El alto rango dinámico o HDR, básicamente, consiste en captar todas las tonalidades procedentes de una imagen, normalmente a base de varias fotografías, en unas dejando entrar más luz y en otras menos. De esa manera, las partes demasiado iluminadas se toman de la fotografía más oscura, y las partes demasiado oscuras se toman de la fotografía más iluminada. Así no nos queda un cielo totalmente blanco, o el cielo bien pero la montaña totalmente oscura. También existe un HDR “no real”, que analiza la imagen y ajusta el brillo por zonas para crear un HDR falso, pudiera decirse, que no ofrece la misma calidad que un HDR hecho a partir de 2 o más fotografías.

Partiendo de esa base, ya sabes bajo qué ojo clínico analizar las imágenes: deberían atenuarse los contrastes elevados entre luces y sombras para reproducir así mejor los colores. Y algo así se aprecia en la siguiente imagen:

Efectivamente, la pared inferior, demasiado iluminada, ha ganado algo de color. Las partes brillantes de las hojas han perdido del mismo modo parte de su reflejo, perdiendo profundidad, algo que no interesa siempre, pero en general el resultado es mejor.

Aquí tenemos a un enanito de jardín:

Curiosamente, el efecto ha atenuado el contraste de luces en la cara y barba, dejando casi intacta el resto de la fotografía. El resultado es más suave.

Osito de peluche:

Aquí el resultado no es muy bueno: se pierde la viveza de los colores. En su intento de atenuar las zonas oscuras, se ha atenuado toda la imagen, que es en general oscura, pero que no tiene importancia dada la viveza del color. Se puede apreciar que la esquina superior izquierda ha “ganado” el color cielo que se perdía en la primera, pero el resultado general diría que es peor.

Patitos:

Sinceramente, esta es confusa. Parece que sea la primera toma la que tiene HDR (¿quizá una errata?). Las sombras se marcan más en la toma con HDR, algo sin mucho sentido, además de notarse las dos fotografías que la componen, si uno se fija en los ojos de los patos (no, no están llorando). Puede que haya salido mal al hacerse en movimiento, o simplemente no hay mucho rango dinámico que coger: todas las partes tienen la misma iluminación a pesar del diferente color.

Veredicto: normalmente será una mejora, pero no siempre. En general, fotos con mucho contraste, como un día de verano en la montaña (entre sombras de árboles pero con la omnipresente luz de fondo) se verán mejoradas. Tomas oscuras que ya sean buenas, con una luz ya atenuada (por ejemplo, en interiores), cuando se vean modificadas perderán fuerza, como la del oso. Y como parece demostrar la última foto, se trata de un HDR real, a partir de varias imágenes, de modo que no habrá que mover el dispositivo mientras se hagan las tomas.

Personalmente recomendaría tenerlo activado en el exterior y bajo luz directa de lámparas. En otro caso, no es necesario. — Javier G. Pereda [Gizmodo USA]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor