Las carreras informáticas, de las más afectadas por el fracaso escolar universitario

Gestión EmpresarialProyectosTrabajo

Skylab explica que “a la hora de escoger una carrera la nota de corte no es suficiente, ya que cada titulación requiere fortalezas distintas”.

El fracaso escolar es un problema que no se limita a la educación secundaria. Afecta también a los universitarios.

En este sentido, España se sitúa como uno de los países desarrollados con mayor fracaso escolar a nivel universitario. Así lo advierte Skylab que se basa en cifras de Eurostat. La media de abandono en la Unión Europea está fijada en el 14,2 %, pero España prácticamente la duplica. Uno de sus efectos es la pérdida millonaria para los fondos públicos.

Cabe señalar que quienes se matriculan en carreras técnicas protagonizan muchos de los abandonos. Las carreras relacionadas con la informática, por ejemplo, son las que más sufren las tasas de abandono. Un estudio de la Universidad Politécnica de Madrid situaba en 2014 el abandono en estas titulaciones hasta en el 59 %. Mientras, datos de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona indica que sólo 30 de cada 300 matriculados en el grado de ingeniería informática se gradúan a los tres años.

“En diferentes estudios se ha demostrado que los estudiantes que menos abandonan estas carreras son aquellos que han recibido orientación profesional en este campo”, comenta David Monreal, fundador de la escuela de programación Skylab Coders. Y es que los universitarios comienzan a cursar los estudios sin información clave. “A la hora de escoger una carrera la nota de corte no es suficiente”, explica Monreal, “ya que cada titulación requiere fortalezas distintas”.

“Poner todos nuestros esfuerzos en orientar y preparar a nuestros estudiantes será fundamental para reducir las tasas de abandono”, determina este profesional.

La solución pasaría por medidas de orientación y pruebas de nivel con las que identificar a los estudiantes más aptos. “No se trata de saber programar de antemano”, especifica David Monreal, “pero sí de tener las aptitudes y la actitud necesaria para cursar este tipo de estudios”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor