Francia anuncia el inicio de la radio digital terrestre para 2008

Empresas

Para el despliegue, el gobierno se ha decidido por la normativa DMB en su
modalidad terrestre.

Tras la implantación de la
televisión
digital terrestre
, ha llegado el momento de desarrollar los servicios
digitales de radio que, según lo previsto, deberán desplegarse a partir de 2008
en Francia.

La oferta de radio analógica en el país vecino, al igual que ocurre en
España, es muy amplia y está muy diversificada. Sin embargo, se enfrenta al
problema de saturación, existente en la actualidad para las ondas de FM, que
cuentan con unas 6.000 frecuencias en el caso francés.

Esta situación es especialmente llamativa en los grandes núcleos urbanos, y
contrasta con la escasez que se da en las zonas rurales.

Por este motivo, la radio precisa de nuevos canales de difusión que, como ha
sucedido con la televisión, permitan arañar poco a poco nuevas cuotas de mercado
gracias a la multiplicación de su oferta, tanto por los canales hertzianos
tradicionales como por los canales digitales terrestres, el satélite e Internet.

Entre las múltiples posibilidades que se presentan, la radio debe crecer a
través del canal digital. Precisamente esto es lo que va a suceder en Francia,
ya que a sólo algunas semanas de las elecciones, el gobierno galo ha sorprendido
a sus ciudadanos al elegir la tecnología
T-DMB
(Terrestrial Digital Multimedia Broadcasting), un derivado de DAB (Digital Audio
Broadcasting), que es el estándar europeo para la difusión de la radio digital.

La tecnología T-DMB es utilizada por la mayoría de los operadores y será
emitida a través de la
banda III de
radiofrecuencia, ocupada en la actualidad por Canal+ en su emisión analógica.

Ventajas e inconvenientes

De amplia expansión en Corea del Sur, donde se comenzó a emplear en 2005, la
tecnología T-DMB ya se ha probado en Europa, donde se han llevado a cabo
diferentes experiencias.

La principal ventaja que presenta frente a la alternativa de la DVB-H es que
necesita menos emisores, además de que ofrece mayor eficiencia en el tratamiento
de las distintas frecuencias.

Sin embargo, al igual que ocurrió con la televisión digital terrestre, los
receptores que existen en la actualidad no son compatibles con la señal empleada
por nueva tecnología, lo que obliga a cambiar el aparato de radio o a adquirir
un teléfono móvil que integre la norma T-DMB.

De hecho, este es uno de los principales problemas que impiden el desarrollo
tanto de la televisión como de la radio digital. En España, a pesar de que la
normativa existe desde 1997, sólo en torno a un 15% de los hogares disponen de
TV digital.

Esta tecnología abre las puertas a un nuevo mercado que supone un aspecto más
del mundo multimedia. Es posible incluso pensar que las radios de un futuro no
muy lejano cuenten con una pantalla incorporada que reproduzcan imágenes
asociadas a los programas que se emitan.

Fuente
original

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor