G Data planta cara al “troyano federal”

SeguridadVirus

La compañía asegura que todas sus soluciones de seguridad son capaces de bloquear el troyano espía lanzado por las autoridades alemanas antes de que se instale en los ordenadores de los ciudadanos.

Hace unos días, el grupo de hackers Chaos Computer Club daba la voz de alarma, al acusar directamente al gobierno alemán de desarrollar y lanzar un troyano capaz de espiar a sus ciudadanos. A continuación, la compañía de seguridad F-Secure analizaba el caso, confirmando que el malware actúa como keylogger, permite controlar el equipo de forma remota, realiza capturas de pantalla y graba audio. Y ahora es G Data la que ofrece soluciones.

    G Data asegura que todas las infecciones registradas por su sistema han sido eliminadas antes de poder instalarse
G Data asegura que todas las infecciones registradas por su sistema han sido eliminadas antes de poder instalarse

“Hemos analizado el programa conocido como troyano federal y podemos confirmar que es detectado por nuestra soluciones de seguridad con el nombre de Backdoor.R2D2.a“, afirma Ralf Benzmüller, responsable de G Data Security Labs. “Nuestros clientes no están en peligro por este malware. Es difícil ofrecer cifras exactas acerca de la difusión del troyano pero no tenemos evidencias que sugieran que se ha producido una difusión masiva”.

Mientras las autoridades se han comprometido a investigar el uso de este “espía”, varios estados alemanes ya han admitido haber recurrido a él durante los últimos años para luchar contra la criminalidad, tal y como recoge PCWorld.

Pero, como denuncian los expertos en seguridad, además de poder recolectar cualquier dato almacenado en el ordenador de la víctima, “el troyano puede ser localizado y utilizado por cibercriminales para instalar nuevas piezas de malware con las que reinfectar los ordenadores”.

Al parecer, la comunicación del programa con el servidor de comando y control está pobremente protegida, por lo que los datos pueden ser enviados a una falsa dirección con facilidad. “Esto hace que las informaciones obtenidas por las autoridades sean cuestionables”, comentan desde G Data, que rechaza “la instalación de cualquier tipo de puerta trasera por parte de las autoridades policiales”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor