Garganta Profunda Reloaded

ComponentesWorkspace

Además de tener la desgracia de llamarse Marlon Brando Gill (o quizás por eso mismo), un pintas infernal (en la imagen, sólo hay que verle al animal) ha sido acusado de asaltar a su novia de 24 años, que tuvo que ser llevada la semana pasada al hospital con un teléfono móvil incrustado en su

Además de tener la desgracia de llamarse Marlon Brando Gill (o quizás por eso mismo), un pintas infernal (en la imagen, sólo hay que verle al animal) ha sido acusado de asaltar a su novia de 24 años, que tuvo que ser llevada la semana pasada al hospital con un teléfono móvil incrustado en su boca. Cuando la llevaron la policía pensó (ay, malpensados) que la novia se había tragado el teléfono en plan Linda Lovelace para que el tal Marlon no lo pudiera ver, pero parece que esa línea de investigación se ha ido a hacer gárgaras como las que debe seguir haciendo la novia:

“Nuestra nota de prensa inicial decía que se había tragado el teléfono”, dijo el sargento de la policía Allen Kintz. “Las investigaciones posteriores descubrieron que no se lo había tragado voluntariamente. Eso fue lo que nos dijeron inicialmente”.

Elemental, querido Kintz. Después de que le sacaran el teléfono a la pobre chica, admitió que el atractivo, inteligente y obviamente cariñoso imbécil se lo había metido en la garganta después de una lucha. La policía está buscando al tal Gill y espero que le pillen y le metan otra cosa hasta la garganta.

Ex Charged After Phone Forced Down Woman’s Throat [KOAT]
Man charged with assault by swallowed cell phone [The Register]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor