Gigantes TIC apoyan a Google para no entregar emails almacenados en el extranjero

Regulación

Las compañías afirman que entregar datos almacenados en el extranjero “invita” a otros países a demandar correos electrónicos de ciudadanos estadounidenses, almacenados en EEUU.

Apple, Microsoft, Amazon y Cisco han presentado un escrito en apoyo a Google, después de que un tribunal en EEUU haya dictaminado que la empresa debe entregar correos electrónicos almacenados en el extranjero en respuesta a una orden del FBI.

No está claro qué datos son los que tendría que entregar Google, pero el mes pasado la compañía ya anunció que apelaría la orden.

El respaldo de los gigantes tecnológicos muestra el interés de Silicon Valley por eximir la aplicación de la ley estadounidense de acceso a los datos de clientes fuera de EEUU.

En el escrito, las empresas han argumentado: “cuando una orden busca contenido de correo electrónico de un centro de datos extranjero se trata de una invasión de la privacidad, ocurre fuera de EEUU y sin el consentimiento del cliente”.

Las compañías han señalado que entregar datos almacenados en el extranjeros “invita”, de la misma manera, a otros países a demandar correos electrónicos de ciudadanos estadounidenses, almacenados en suelo estadounidense.

“Las naciones ven las órdenes que exigen a los proveedores de servicios que accedan, copien y tramiten a EEUU datos almacenados en servidores ubicados en su territorio como un acto extraterritorial por parte del gobierno estadounidense“, han especificado los gigantes TIC.

Su defensa radica en la interpretación de los tribunales de la Stored Communications Act (SCA) y de si esta se aplica a los datos almacenados fuera de EEUU. Según las empresas, esto corresponde al Congreso y no a los tribunales.

Las empresas también han hecho referencia a un caso similar ganado por Microsoft en enero. La compañía se negó a entregar los mensajes de correo electrónico pertenecientes a ciudadanos no estadounidenses almacenados en servidores irlandeses y el Gobierno estadounidense ha perdido la apelación para que vuelva a reabrirse  el caso.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor