Goodyear anticipa nuevos mercados con una solución Big Data para gestión de flotas

Big DataBusiness IntelligenceDatos y Almacenamiento
0 20 No hay comentarios

Goodyear Proactive Solutions ofrece a las flotas de transporte una solución digital para reducir aún más el coste total de operación y mejorar su eficiencia y sostenibilidad

Especial desde Bruselas

“Goodyear Commercial siempre se ha centrado en el desarrollo de productos Premium, servicios dedicados e innovaciones de vuelta al mercado que anticipan las necesidades del cliente. En el lanzamiento de esta nueva unidad de negocio, estamos ofreciendo a todas las flotas en una sola parada, una solución digital para reducir aún más el coste total de operación y mejorar su eficiencia y sostenibilidad”.

Hace dos años que los ingenieros de Goodyear Commercial, la división de neumáticos industriales principalmente, se pusieron manos a la obra en el desarrollo de nuevas propuestas de negocio para complementar su venta tradicional de gomas, cada vez con márgenes más estrechos en medio de un mercado que se ha llenado de desconocidas marcas (hasta 250 de venta en España o en Internet en el último informe de GfK). “Vale que no compiten en el mercado Premium que es donde nos situamos nosotros junto a Dunlop y unas pocas más -Michelin, Pirelli, Bridgestone, Continental, Hankook…-, ni siquiera en el de segundas marcas, pero en España todavía se mira más la peseta que la seguridad, se montan incluso un millón de neumáticos de segunda mano al año. Y el neumático es la única parte del coche que se ocupa de transmitir al asfalto toda la tecnología del vehículo y viceversa, reaccionar al terreno en cualquier eventualidad”, me advertía Héctor Ares, PR manager de Goodyear España mientras esperábamos el vuelo a Bruselas.

Pero no es solo una cuestión de números y diversificación, se trata de estar liderando cualquiera de las megatendencias que se vislumbran en el sector: experiencia de usuario, cero emisiones-cero residuos, tráfico restringido en ciudades, plataformas conectadas, venta on-line… “Hay que anticiparse a esas tendencias y necesidades de los clientes, sean comerciales o particulares”, nos contaba Jean Claude Kihn, presidente EMEA en la presentación a los medios en un mix de especializados unos en transporte y otros en informática, y que tuvo lugar en un hotel al lado de sus cuarteles generales en Diegem, a cinco minutos del aeropuerto. “Nuestra filosofía es sencilla: tratar de conocer muy bien sus necesidades y tratar de ponernos a su servicio, con nuevas propuestas como los neumáticos conectados y otras soluciones que tengan impacto en la movilidad y en el flujo de datos. Estamos viviendo una revolución en la carretera y… sobre la carretera, y los neumáticos son el corazón”.

Así que entre productos Premium y servicios gestionados, basada en una devolución al mercado fruto del I+D y la innovación, aparece Goodyear Proactive Solutions, una nueva división de negocio que apuesta por soluciones integrales para la conectividad en la gestión de flotas, que permiten una monitorización en tiempo real de los vehículos industriales y del estado de sus ruedas. “Un pinchazo en carretera puede tener un impacto de hasta 900 euros de coste, entre reparación o remolque, tiempo de parada del vehículo o incluso penalización por no entregar la mercancía en el momento estipulado. Este es el enfoque tradicional, el reactivo, que espera a que suceda el percance para arreglarlo”, explicaba André Weisz, flamante manager director New Solutions EMEA. “Hay un paso más allá, el preventivo, que permitiría con un sistema telemático dirigirnos al problema una vez detectado antes de que vaya a mayores. Sin embargo, a nosotros no nos basta eso y proponemos un mantenimiento proactivo que suponga adelantarnos hasta 50 días al problema con un control riguroso y automatizado del estado de todas las ruedas de una flota. Monitorizar sistemáticamente la presión, el dibujo y otros parámetros incide en reducir hasta un 75% las averías derivadas de neumáticos, a la par de optimizar y aumentar su eficiencia, que para un camión TIR puede suponer en 12.500 km un ahorro en combustible de 476 litros, más de 500 euros”.

El secreto está en el algoritmo

Proactive Solutions ofrece una cartera de soluciones B2B para la gestión de operaciones de los vehículos de flotas que incluye telemática avanzada y tecnología de analítica predictiva, así como asistencia en su red de servicio TruckForce (2.000 puntos en toda Europa). “De vender solo ruedas, a soluciones completas que contemple todo el ciclo del neumático, incluso más allá de su vida útil con el reciclaje”, señala Michel Rzonzef, vicepresidente Commercial Business EMEA. “Se trata de seguir innovando, la misma cubierta pero con más servicios relacionados de valor añadido dentro, que permita adoptar los cambios operativos más rápidamente, que ofrezca información en tiempo real con recomendaciones y alertas, que ayude a cumplir las distintas normativas por las que circule un vehículo, incluso que sirva para retener a los mejores conductores”.

Goodyear ha puesto su amplia experiencia en comportamiento de compuestos, diseño de dibujos, así como infinitas métricas recogidas en cantidad de escenarios, de laboratorio, de competición y de usos reales (gestiona un parque de más de 350.000 vehículos industriales en Europa), para crear algoritmos de computación inteligente, capaces de identificar con precisión y resolver cualquier cuestión relacionada con los neumáticos que suponga un problema de seguridad antes de que ocurra.

“Cuando tenemos muchos vehículos en una flota, la rotura no es porque reviente un neumático de repente (solo pasa en el 1% de los casos), sino porque va perdiendo presión en dos o tres días anteriores; con un seguimiento constante de las presiones, temperaturas y desgaste del dibujo de cientos de vehículos de manera remota y automática los gerentes pueden maximizar el rendimiento de los neumáticos y programar el mantenimiento de manera proactiva, así como a reducir el consumo de combustible y aumentar la seguridad de los trayectos”, explica Weisz. “Son ventajas para todo el mundo, da igual el tamaño de la flota, nuestro objetivo es llegar a todas. Pero es cierto que para un solo vehículo no compensa, además, para eso ya está el conductor, que suele ser también el propietario, pendiente”.

Es una solución abierta, en el sentido de que no precisa un equipamiento determinado de Goodyear. “La idea es que nosotros queremos usar siempre el mejor sistema posible del mercado. Tacómetros, cajas negras y sensores ya existen muy buenos, si una flota ya los equipa no hace falta cambiarlos. Pero respecto a gestionar adecuadamente esa información, eso no lo teníamos detectado, de ahí que hayamos construido nuestro propio algoritmo”, afirma Weisz. “Goodyear Proactive Solutions es agnóstica respecto al fabricante y totalmente compatibles con todas las marcas de neumáticos de camiones y autobuses. Solo hay que contratar una consultoría para analizar cada caso, ejecutar la implementación del software y después decidir si gestionarlo directamente, nosotros mismos o un proveedor tercero como FleetPort o Rio”. No, no van gratis con las ruedas.

Del macro al macro

También se ofreció la visión de un consultor de Frost & Sullivan, Sarwant Singh, especializado en el sector del transporte logístico y la industria automovilística, que ha analizado trece megatendencias y más de cien subtendencias de todo tipo, de las que escogió seis relacionadas especialmente con la digitalización. “Es difícil pensar cómo una zapatilla o un reloj pueden producir nuevos modelos de negocio, si no es dirigiéndolo hacia los servicios, y las ruedas también, por eso Goodyear está señalando el camino correcto al centrarse en ofrecer más servicios relacionados con los neumáticos”.

La primera megatendencia de interés es el camión interconectado. La señal por satélite Galileo ya permite traquear un vehículo hasta las zonas más remotas del continente, aumentando la seguridad y actualización de datos de ruta. El próximo advenimiento de la 5G no hará sino multiplicar por 50 la rapidez de las comunicaciones, reduciendo la latencia por debajo del segundo y posibilitando un ahorro del 90% de las baterías.

La segunda es sobre las posibilidades de análisis que proporciona el Big Data sobre la ingente cantidad de datos que va a proporcionar el Internet de las Cosas. En los últimos 18 meses ya se ha generado tanta información medida en terabytes como en los 50 años anteriores, información que puede servir para realizar pronósticos y realizar planificaciones proactivas basadas en reglas, o reaccionar antes de que sea tarde evitando entrar en un atasco, del que después va a ser muy difícil salir.

La era cognitiva nos va a traer nuevas aplicaciones en las rutas de inteligencia artificial (en sus tres opciones: cercana, general o superior), la visión computerizada, el lenguaje natural y el machine learning (7 trillones de conexiones M2M). Todo ello desembocará en el vehículo autodirigido. Pero además ampliado en las rutas autoprogramadas, en los almacenes autogestionados y en los autopedidos procedentes del eCommerce, asumiendo un mundo robotizado.

La cuarta tendencia afecta a la cadena de suministro conectada y online, a la llamada industria 4.0 de fabricación robotizada, al transporte conectado y digital, y al transporte “como un servicio”.

El futuro inmediato de la logística debe resolver dos problemas: la consolidación y la última milla. La primera se ve con la evolución en el sector: primero con intrusos que ponían su propio medio, después expendedores que contratan esos medios, seguido de cargueros que ofrecen servicios, integradores con soluciones verticales y finalmente agregadores con soluciones a medida. Respecto a la segunda, la logística de última milla se va a multiplicar por tres, plataformas conectadas abiertas donde interactúan terceras partes, como Uber for Cargo. “Un conductor va a gestionar no solo un camión, sino toda una flota”.

Última piedra de toque: desandar el camino hacia el cero absoluto: cero accidentes, cero emisiones de CO2, cero residuos tóxicos, cero emails, cero papeles… “Ya hemos avanzado algo, y todavía nos queda mucho por reducir las huellas: energética, financiera, etc. Llegar al 100% es utópico, pero con solo que logremos un 30-50% ya es mucho lo conseguido. Porque por muy tecnológicos que nos volvamos, siempre va a haber un mercado para los productos tradicionales, y aquí meto a grandes inventos como el papel del WC o a la rueda”.