Google, al acecho de la telefonía móvil del Reino Unido

Empresas

La compañía estadounidense planea sobre el mercado de las telecomunicaciones
británico tras la decisión de Ofcom de liberalizar un tercio del sector.

Google estaría considerando, según el diario
The
Guardian
, mover ficha en el mercado británico de la telefonía móvil y del
Wi-Fi después de que el regulador Ofcom
propusiera ayer liberalizar el sector de la red inalámbrica mediante una
subasta prevista para 2009 con la que abrir el espectro de las
2G (más
de un tercio del sector), a los mejores postores.
Vodafone y
O2 copan desde la fundación de la industria
en 1985 las licencias del Reino Unido.

La compañía estadounidense está contemplando del mismo modo presentar una
oferta de $4.6 billones de dólares por una licencia en EEUU cuando salgan a la
venta a principios de 2008. Y es que desde hace ya mucho tiempo se rumorea que
Google está trabajando en su propio teléfono móvil, el gPhone, y en un servicio
de pago a través del móvil, el gPay. En el caso de que adquiera un espectro de
las ondas del Reino Unido, esto le permitiría lanzar su propio servicio de
telefonía móvil y presionar para que se aprueben los sistemas de estándares
abiertos de banda ancha que está proponiendo en EEUU.

Cualquier movimiento de Google en el mercado Wi-Fi representaría una amenaza
a las operadoras establecidas en las islas, que están centradas en este momento
en atraer a los clientes a la Red a través de sus terminales para compensar
costes. Y la idea de Google sería aprovechar su posición dominante en el mercado
de la publicidad online para seguir haciendo caja con este nuevo sector. El
gigante de California se enfrentará a
Orange,
T-Mobile y
3 para los tres plazas
restantes, una vez que Vodafone y O2 tienen asegurado un puesto. Las empresas
pueden responder a la propuesta de Ofcom hasta el 29 de noviembre.

La decisión de Ofcom de poner a subasta el espectro dejado por las ya
desfasadas 2G pilló por sorpresa a todos. En 1985, la industria del teléfono
móvil otorgó licencias de explotación a Vodafone, O2 y Cellnet. Pero, ante una
nueva audiencia, Google estará encantado de introducirse en el mercado de la red
inalámbrica. Además, las dos compañías ya asentadas no tendrán opción a recibir
compensación alguna por perder la cuota de poder en la audiencia que se estima
se producirá en 2009.

La última subasta de licencias tuvo lugar en 2000, con las
3G,
donde se llegó a la cifra de 22.5 billones de libras. Los expertos no creen que
esta vez se llegue a los números del boom de las punto.com, y Ofcom estima que
liberalizar el mercado puede aportar 6 billones de libras a la economía
británica.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor