Google pone los puntos sobre las íes y detalla las normas para beneficiarse de Android

CloudEmpresas

Google ha dejado claro que sólo los dispositivos Android compatibles pueden beneficiarse del ecosistema. Otras voces creen que la decisión aumenta la fragmentación.

La polémica la iniciaba Google al negarse a que Acer lanzara el teléfono A800, basado en el SO de Alibaba, Aliyun. El sistema operativo iba a basarse en el ecosistema Android.

Pero para conseguir esa  “experiencia consistente para desarrolladores, fabricantes y consumidores” que persigue el ecosistema, Google ha tenido que poner los puntos sobre las íes, y explicar el funcionamiento de Android para con desarrolladores y fabricantes. El gigante no se ha andado con rodeos; las versiones como Aliyun son no compatibles con Android y “debilitan el ecosistema”.

Además, Google va más allá y considera que el sistema operativo chino utiliza parte de sus herramientas y copia algunos de sus contenidos sin autorización.

Así que los de Mountain View se han puesto serios: Acer puede participar en Aliyun, pero si lo hace pierde su asiento en el Open Handset Alliance.

OHA es un grupo creado por Google y compuesto por 85 compañías que contribuyen al desarrollo de Android. Es una iniciativa que pretende mantener cierto control sobre Android, cerciorarse de que no hay incompatibilidades y de que esos contenidos personalizados se ejecutan debidamente.

Telefónica, como señala el blog el Android Libre, trabaja de la mano de Mozilla para su próximo Firefox OS, y no lo hace en un fork (bifurcación) de Android; ¿por qué? porque se respeta el acuerdo.

¿Hasta qué punto es Android un SO abierto?

La apertura del SO desarrollado por Google consiste en que los fabricantes pueden personalizar y crear nuevas experiencias de usuario basándose en unos pilares establecidos ya.

Android es libre para cualquiera, lo use como lo use”, ha explicado Google en unas declaraciones que recoge The Telegraph, aunque eso sí, habrá unos requisitos básicos de compatibilidad que cumplir. Andy Rubin, máximo responsable del SO es claro. “Sólo los dispositivos Android compatibles pueden beneficiarse del ecosistema”.

Se alimenta la fragmentación

Otra interpretación de este movimiento es que puede ayudar a fragmentar más aún Android. Y eso que, precisamente el lanzamiento de OHA en 2007 tenía justo el propósito contrario. Según indican fuentes de la cadena de suministro en Taiwan a Digitimes, los desarrolladores que trabajan para plataformas modificadas como Amazon pueden asociarse con ODMs  y ofrecer sus dispositivos de marca propia.

Los beneficios del movimiento podrían compensar los costes derivados de la renuncia a Android.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor