Google también pierde: sus 10 fracasos más sonados

Empresas

La compañía es conocida por su afán de innovación, lo que demuestra con el lanzamiento de productos de todo tipo… no siempre comprendidos.

Google anunció hace unos días que dejaba de escanear periódicos para su macroproyecto Google News Archive, en lo que no deja de ser otro de sus proyectos fracasados. ¿Google también se equivoca? Sin duda, y además, mucho. Las razones de sus fracasos suelen dividirse entre los proyectos que se pisan entre ellos, los proyectos demasiado adelantados a su tiempo (eso es lo que pasó con Wave, ¿no?) y los que simplemente no tenían demasiado sentido.

Los millones de dólares que la compañía pierde cada vez que tira la toalla con algún proyecto no parecen importar en comparación con lo que ganan cada vez que tienen éxito. Desde ideas anunciadas a bombo y platillo para luego quedar en nada hasta misteriosas herramientas que aparecen un día sin hacer mucho ruido y desaparecen otro también sin que nadie se entere, lo cierto es que los bluffs de Google son de lo más variado. Estos son los 10 fracasos más sonados (o extraños) de Google:

10.Google Page Creator (abril 2006 – agosto 2008). Se trataba de, como su propio nombre indica, una herramienta en la nube para crear páginas web. Un par de años después de su lanzamiento, Google acabó con él (sin post de despedida y sin darle mucho bombo al cierre) para centrarse en Google Sites. Un claro ejemplo de productos que se pisaban.

9.Google Audio Ads (2006 – 2009). En Google pecaron de visionarios y decidieron que si su sistema de publicidad funcionaba en web, también lo haría en la radio. Por supuesto, no fue así, debido tanto a la dificultad para monitorizar los anuncios emitidos como a la poca confianza del sector radiofónico, que prefería quedarse con sus anuncios de toda la vida y no depender de un algoritmo.

8.Google Catalogs (2001 – 2009). La compañía del buscador creyó conveniente crear una herramienta para consultar online los catálogos de distintas tiendas. Pero con el mismo entusiasmo con el que lanzaron Catalogs se olvidaron de él, y sobrevivió ocho años sin apenas actualizaciones. Cuando por fin se acordaron y decidieron cerrarlo, aseguraron que había sido “un gran experimento”.

7.Google Video Player (2005 – 2007). En 2005 Google miró a su alrededor y se dio cuenta de que todo el mundo tenía un reproductor de vídeo menos ellos, por lo que lanzaron su propuesta.

El nuevo reproductor de vídeo fue desechado por los usuarios, que ya tenían su reproductor favorito escogido y no querían probar nada nuevo. En general, a Google no le ha ido bien las veces que ha llegado tarde a un mercado, como ocurrió en este caso.

6.Google Web Accelerator (2005 – 2008). Se trataba de un programilla descargable que prometía hacer de la experiencia web algo más rápido. No obstante, tenía algunos fallos incomprensibles, como no dejar ver vídeos en YouTube, además de algunas prácticas cuestionables desde el punto de vista de la privacidad (se acusó a Google de utilizar el Accelerator como una herramienta de investigación de mercados). Y al margen de todo eso, nadie en la era de la banda ancha parecía necesitar navegar todavía más rápido.

5.Google Answers (2002 – 2006). Ante el éxito de Yahoo! Answers, Google decidió darle una vuelta a la idea y centrarse en la calidad: los encargados de contestar una pregunta eran investigadores expertos con sueldo. Pero para que contestasen, el usuario debía pagar. Parece que poca gente se hacía preguntas cuyas respuestas mereciesen darle unos dólares a Google, por lo que en 2006 dejaron de aceptar preguntas. Eso sí, las respuestas generadas durante sus cuatro años siguen disponibles para consulta.

4.Google Voice Search (2003-2005). Uno de los productos más incomprensibles de Google: para hacer la búsqueda, el usuario tenía que acceder a la página de Voice Search en su navegador, llamar a un número de teléfono y decir cuál era el término de la búsqueda, volver al navegador y pinchar en un enlace y voilà! Los resultados aparecían. Los usuarios decidieron que preferían teclear directamente sus búsquedas.

3.Google Buzz (2010). Uno de los últimos fracasos más sonados de la compañía y uno de sus fallidos intentos por entrar en el mundo de las redes sociales: tras su lanzamiento a bombo y platillo, usuarios y defensores de la privacidad se echaron encima de Google acusándolo por haber activado el servicio de forma automática en Gmail. Google se disculpó y rectificó, pero los usuarios se habían ido a otra parte. Buzz todavía existe, pero posiblemente no por mucho tiempo.

2.Google X (2005). Este es uno de los grandes misterios de la historia de Google, al que posiblemente ni siquiera se pueda llamar fracaso.

Google X era la “versión Mac” de Google, es decir, la interfaz de búsqueda de Google incluía una serie de iconos similares al Dock de los ordenadores de Apple. Lo más extraño estaba en la cita al pie, que decía: “Las rosas son rojas. Las violetas azules. OS X mola. Homenaje para ti”. Posiblemente se tratara tan solo de un experimento de algún ingeniero, ya que es difícil imaginar a Google diciendo cosas bonitas de Apple (además de las implicaciones legales: el estilo “dock” lo tiene registrado Cupertino). Estuvo online tan solo un día, pero Google X ya es un producto de culto y la web está plagada de páginas que lo reproducen.

1. Google Wave (2009-2010). El claro ejemplo de cómo las mentes de los ingenieros de Google y las de los usuarios van muchas veces por caminos distintos. Lo presentaron en el Google I/O por todo lo alto, como la herramienta del futuro que cambiaría la forma de trabajar y comunicarse en la red. Los usuarios lo intentaron, pero no lograron entenderlo. En agosto de 2010, Google adimitía que el sitio no había “tenido la acogida esperada entre los usuarios”, y anunciaban que dejaban de ocuparse de él. Eso sí, Wave sigue online para los que sigan queriendo romperse la cabeza inentando entender.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor