Google y Ernst & Young deberán volver a comparecer ante el Parlamento Británico

Empresas

Ejecutivos de Google y la auditora Ernst & Young tendrán que someterse de nuevo al escrutinio de un comité del Parlamento Británico para explicar su política fiscal.

La medida llega después de que una investigación de la agencia Reuters detectara algunos errores en los impuestos que paga Google en el Reino Unido.

Margaret Hodge, directora del Comité de Cuentas Públicas (PAC), ha indicado que llamaría a declarar a los representantes de Google y la auditora Ernst  & Young para clarificar algunos apartados.

Uno de los puntos que salieron a la luz en la investigación fue el hecho de que Google defiende que no lleva a cabo las ventas a sus clientes británicos desde el Reino cuando en su web corporativa se dice lo contrario.

En concreto, allí se señala que los equipos de ventas tienen su sede en Londres, y para más inri, en LinkedIn pueden verse usuarios que trabajan para la empresa en Londres dentro del campo de las ventas y se han publicado ofertas laborales para puestos comerciales en esa ciudad.

En ese sentido, abogados y expertos en materia fiscal han comentado que si Google vende sus productos y servicios en el Reino Unido a sus clientes británicos, está obligado a pagar muchos más impuestos de los que abona en la actualidad.

Desde Google, su responsable de negocio en el Europa del Norte y Central ha defendido que los empleados que venden en el Reino Unido lo hacen desde la sede europea de la empresa, que está situada en Dublín.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor