Google quiere entrar en los hogares por la vía rápida

Empresas

La compañía podría haber propuesto a las principales operadoras estadounidenses la creación de un acceso de dos velocidades.

Metafóricamente, internet es la autopista de la información aunque, si los rumores son ciertos y los acuerdos siguen adelante, el acceso a la web podría convertirse en una auténtica red de carreteras.
Google se ha acercado a las principales operadoras de cable y telefonía de Estados Unidos para proponerle la creación de un acceso a la red de dos velocidades, según filtra The Wall Street Journal. La compañía habría propuesto a las operadoras la creación de una especie de vía rápida para sus propios contenidos.
Los intereses del gigante, uno de los líderes indiscutibles a nivel mundial, crea un conflicto de intereses ya no sólo con sus principales competidores, sino también con la Administración Obama que entrará en funcionamiento a principios de 2009.
Así, además de enfrentarse a la unión por la neutralidad de la web firmada por Microsoft y Yahoo!, la propuesta de Google choca de pleno con uno de los principios de la campaña presidencial de Barack Obama.
El demócrata prometió al electorado que lucharía por mantener la neutralidad de la red, lo que implica una lucha en igualdad de condiciones entre todas las proveedoras de contenido para llegar a los cibernautas. “Si hacemos esto, Washington echará humo”, apunta una fuente de las operadoras al diario económico.
Google dice no
Las filtraciones de la prensa americana no sólo ponen a Google en un aprieto con la clase política y la competencia, sino que además pueden afectar a la imagen que la compañía, quien recientemente se vio obligada a defenderse de la acusación de monopolizar el mercado publicitario virtual, tiene entre sus usuarios.
Uno de los consejeros de la firma ya han acusado al artículo de The Wall Street Journal de hiperbólico y confuso, como recoge Cnet. El buscador habría, según esta fuente, únicamente ofrecido ayuda a los proveedores en el desarrollo de su infraestructura, aunque de una forma no exclusiva “lo que significa que cualquiera otra entidad puede utilizar acuerdos similares”.
Y, sobre todo, “ninguno de ellos requiere (o alienta) que el tráfico de Google sea tratado con más prioridad que el resto”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor