La Guardia Civil desmantela una red que habría estafado 27 millones a las operadoras

OperadoresRedes

La estafa empezaba con la compra de una SIM y acababa con la reventa ilícita de un smartphone conseguido tras la portabilidad a una segunda operadora.

La Guardia Civil ha desmantelado una compleja trama delictiva que podría haber supuesto la pérdida de 27 millones de euros para las operadoras de telefonía móvil, víctimas de una estafa.
La Operación Modova ha culminado con la incautación de más de 43.000 tarjetas de telefonía móvil, 1.473 móviles de última generación, 181.000 euros en efectivo y otros efectos, tal y como apunta en un comunicado, así como la detención de 32 personas en una operación que ha tenido como escenarios a Valencia, Barcelona, Castellón, Lleida, Málaga, Toledo y Gijón.
La estafa empezaba por la base: los delincuentes adquirían una tarjeta SIM de una operadora y agotaban el saldo asociado de regalo de bienvenida llamando a números de tarificación especial propios. Es decir, el dinero que les regalaban se lo reembolsaban llamándose a sus propios números 906. Una vez agotado el saldo arrancaba el siguiente capítulo de la trama: se pedía la portabilidad del número a otra compañía y se esperaba pacientemente la recepción del smartphone asociado. Los datos de la portabilidad eran falsos.
Una vez recibido el terminal se alcanzaba el último paso: el teléfono inteligente acababa siendo vendido en un bazar.
La complejidad de la trama y sus múltiples etapas hace que los implicados sean muy diversos. Distribuidores de móviles, locutorios o bazares se han visto salpicados por la trama. La nacionalidad de los arrestados es también muy diversa: española, rumana, china, pakistaní, togolesa y marroquí.
La investigación continúa abierta.
Foto Guardia Civil

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor