Hampton Creek: bioquímica, big data y ‘machine learning’ para cambiar el sistema alimenticio mundial

Workspace

El objetivo de negocio de Hampton Creek es cambiar de raíz el sistema alimenticio mundial.

Una gran empresa debe tener un gran objetivo.

Fundada en 2011, en unas oficinas de 232 metros cuadrados, Hampton Creek nació como una compañía de tecnología alimenticia con una ambiciosa meta: alimentar a todo el mundo gracias a la creación de comida saludable, respetuosa con el medioambiente y barata.

Se puede decir que 5 años después está más cerca de este objetivo.

Hoy ocupa un espacio de 8.800 metros cuadrados de San Francisco, ha firmado acuerdos con gigantes del negocio alimenticio como Compass Group, que sirve 5.000 comidas anuales en hospitales, colegios y comedores corporativos, y es respaldada por pesos pesados del sector TIC.

Marck Benioff (CEO de Salesforce), Jerry Yang (fundador de Yahoo), Eduardo Saverin (cofundador de Facebook) y Peter Thiel (cofundador de PayPal) han apoyado la iniciativa.

¿Qué es lo que hace de Hampton Creek una empresa tan atractiva?

La compañía está clasificando los componentes gran parte de las 400.000 plantas que existen en el mundo para crear una comida más rica, más saludable, más sostenible y más barata.

Procesan las plantas en su forma original hasta convertirlas en polvo. Luego estudian sus características moleculares y se identifican sus propiedades. Como si de un lego se tratara van encajando las piezas para crear productos.

Para llevar a cabo este proceso usan “tecnología única en bioquímica, bioinformática y ciencia alimenticia”, nos cuentan a través de correo electrónico. En concreto hablamos de big data, tecnología analítica y machine learning.

El uso de plantas crudas en lugar de productos procesados, de origen animal o alterados químicamente asegura la creación de “una comida más saludable”.

Así, en la lista de productos podemos encontrar Beyond Eggs. Efectivamente se trata de huevo, aunque sin colesterol, con una fecha de caducidad más amplia y sin riesgo de contagio de salmonella… porque no lleva huevo. La compañía, eso sí, asegura que el sabor y el color son casi idénticos. Además, es un 19% más barato, como recuerda este tema publicado hace unos años en Yorokobu.

En su oferta actual ya hay 43 productos, desde mayonesa a galletas. Esperan ampliar su catálogo añadiendo más de 560 nuevos productos y llegar a Europa y Asia en otoño. En este desembarco masivo también llegarán a España.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor