Hoy es el día en que Dell volverá a ser completamente privada

ComponentesWorkspace

En unas pocas horas el mayor fabricante de ordenadores del mundo, Dell, volverá a ser una empresa completamente privada al retirar la totalidad de sus acciones del mercado de valores. SS actuales accionistas votan esa decisión en junta aunque incluso ante de celebrarse la misma el resultado se puede dar por garantizado puesto que estamos ante el punto culminante de un proceso que lleva un tiempo desarrollándose con esa finalidad.

El fundador de la compañía, Michael Dell vuelve a hacerse con el control de la misma aunque no han faltado detractores, como el accionista y activista contra dicha decisión Carl Icahn, que finalmente ha tenido que dar su brazo a torcer dado que la concentración accionarial ha favorecido los intereses del fundador y de quienes le apoyan.

Icahn y unos pocos accionistas minoritarios que se oponen a la inminente privatización se abstendrán previsiblemente en la votación que tendrá lugar en la junta pero se reservan posibles acciones legales en los juzgados mercantiles de Delaware (donde la empresa Dell tiene su domicilio fiscal). La pretensión es que se realice una estimación del valor real de la empresa, pretensión a la que algunos analistas opinan que podrían acceder Icahn y sus compañeros de viaje y que a pesar de que no logren detener el proceso de privatización sí que podría hacerles ganar algo de dinero puesto que es probable que el valor actual de las acciones de Dell sea sensiblemente inferior al valor real.

De hecho la jurisprudencia local en estos casos mantiene un historial en el que relacionada con la estimación del valor real de una empresa “autoabsorbida” (como es el caso) desde hace 20 años no hubo decisión judicial en contra de que el valor real de la empresa era mayor que el valor nominativo de las acciones.

Este puede ser la única sombra que empañe un proceso por el que la empresa Dell ha replegado velas, saliendo de los mercados bursátiles, recomprando sus propias acciones para volver a ser una empresa completamente privada, en manos únicamente de sus accionistas, probablemente con el propósito de efectuar drásticos cambios que de permanecer cotizada habrían encontrado obstáculos derivados de hipotéticos desacuerdos de los accionistas y por tanto fluctuación en el valor de los títulos.

Es previsible que se avecinen importantes cambios en el seno de Dell y que su fundador así como un selecto grupo de accionistas pretendan dentro de un tiempo (años, tal vez) volver a hacer una oferta pública de venta de acciones pudiendo haber multiplicado para entonces el valor de las mismas y mientras tanto tendrían las manos libres al no tener que rendir cuentas a los accionistas minoritarios.

vINQulo

AllThingsD

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor