HPE: “la capa de software que aporta Simplivity encaja perfectamente con nuestra infraestructura”

CloudDatacenterGestión CloudInnovaciónMovilidadRedes inalámbricas

Para Robert Wigger, vicepresidente de Proveedores de Servicio de EMEA de HPE, 2017 es un año de transición y cambios para centrarse exclusivamente en la nube híbrida y el denominado ‘Intelligence Edge’ (dispositivos conectados).

Con  motivo de la inauguración del nuevo Centro de Tecnología de HPE en España, tuvimos la ocasión de entrevistar a Robert Wigger, vicepresidente de proveedores de servicio de EMEA en HPE, que también se encontraba en Madrid para reunirse con los principales proveedores de servicios en nuestro país. Según sus palabras, se trata de encuentros que llevan a cabo cada seis meses en distintos países de la región que dirige para identificar las necesidades de cada mercado local. Aprovechamos su amplia visión (lleva 20 años en la compañía) para conocer el estado actual del fabricante de soluciones de TI:

  • ¿Cómo están yendo las cosas tras la división de la compañía en dos (HP y HPE) hace ya casi dos años?

Soy muy positivo con este movimiento y con el enfoque que estamos dando al negocio. Ahora somos mucho más ágiles y nos centramos principalmente en dos áreas: Las Tecnologías de la Información Híbridas y la ‘Intelligence Edge’ (principalmente IoT). Cada vez se generan y se consumen más datos por y para los dispositivos que se encuentran en los extremos de las comunicaciones, pero es información que al final termina residiendo centralizada en la nube híbrida, mientras que la inteligencia debe mantenerse en el lado de esos dispositivos para que puedan sacar el máximo partido de los datos.

Es ahí donde entran en juego nuestros Servicios Profesionales, aquellos que ayudan a las empresas en su viaje hacia la transformación digital. Todos nuevos clientes deben pasar por ella e incluso adoptar la figura del ‘Digital Officer’, un puesto que debería recorrer todas las líneas de negocio ayudando a adoptar soluciones y procesos para su digitalización. Por tanto me siento muy cómodo con la situación en  la que se encuentra Hewlett Packard Enterprise en la actualidad.

  • ¿Cómo afronta Hewlett Packard Enterprise este 2017?

Se trata claramente de un año de transición para nosotros. El objetivo es finalizar los procesos de adquisición de compañías y de separación de las divisiones de software y servicios llevados a cabo durante los meses pasados. Obviamente, todo ello está generando muchas reuniones tanto internas como con clientes y partners, pero estamos llevando el negocio en la dirección adecuada. El último spin-off se completará en octubre, cuando la división de Software pase finalmente a manos de Micro Focus. Obviamente, seguiremos siendo partners de ellas.

De esta forma nos podremos centrar al 100% en el datacenter y en la nube híbrida. Y aquí es donde entran en juego las adquisiciones de Niara, Simplivity y Nimble Storage, estratégicas para la gestión de todos esos recursos.

Por tanto, nos encontramos en una etapa de cambios que nos llevarán a nuestro objetivo. Hay muchas cosas que hacer pero estamos encantados del efecto que generarán en el negocio de HPE.

Yo diría que la adquisición de Simplivity ha sido excelente por la creciente importancia en el mercado de las tecnologías de hiperconvergencia. Se trata de una capa ideal que se complementa a la perfección con nuestro hardware. Esta pila de software aporta un alto grado de automatización y de visibilidad a la infraestructura de nuestros clientes.

Pero Nimble también es un producto fantástico para el área de almacenamiento all-flash, aunque es cierto que Simplivity es totalmente estratégica para nosotros.

  • En términos de adopción cloud, ¿cómo ve el mercado europeo si lo comparamos con el americano?

Europa ha llevado a cabo un importante progreso. Yo diría que muchos países europeos están al mismo nivel de adopción que en Estados Unidos, especialmente en mercados como el de Reino Unido, con un alto nivel de cargas de trabajo movidas a la nube. Después Holanda, que estaría también muy avanzada en este campo. Alemania lo está haciendo ahora después de haber experimentado una relativa relajación al comienzo. Mientras tanto, el sur de Europa está comenzando a coger velocidad en estos momentos. No se puede hablar de una adopción homogénea debido a la diversidad de los países que conforman el Viejo Continente.

  • España es un país mayoritariamente de pymes, ¿cómo afecta esto a la adopción del cloud computing?

Las pymes también deben afrontar una estrategia de nube híbrida a pesar de no tener las mismas necesidades que una gran compañía. De hecho, 4 de cada 5 pequeñas y medianas empresas han comenzado algún proceso de adopción híbrida, especialmente en el terreno del SaaS o el almacenamiento en la nube. La pregunta es si están moviendo sus cargas de trabajo tradicionales, con aplicaciones relativamente antiguas a la nube y la respuesta es que no lo están haciendo al mismo ritmo que en otros países. Aquí, la figura del proveedor de servicios local es muy importante porque ellos saben realmente qué necesidades tienen, como el cumplimiento de normativas relacionadas con los datos que manejan. Esta relación es muy importante para las pequeñas organizaciones españolas. Se trata de un momento muy interesante para nuestros socios locales.

  • Conoce bien el  mercado de proveedores de servicio. ¿Cuál cree que será el siguiente gran paso que tendrán que dar?

El mercado de proveedores de servicio no es nuevo. Es algo que ya existía hace años con el modelo de TI tradicional. Ahora la evolución continúa y el siguiente paso que tendrían que dar es ser más ágiles y flexibles a la hora de proporcionar los servicios y también centrarse en los servicios gestionados. Tendrán que moverse hacia una oferta más amplia para diferenciarse del resto de competidores. Y tendrá que estar lo más automatizada posible para que el cliente la pueda seleccionar prácticamente de forma instantánea. Los servicios cloud de siguiente generación tendrán que proporcionar exactamente eso.

  • En la actualidad tienen acuerdos con más de 250 grandes proveedores de servicios…

Para nosotros, la relación con los proveedores de servicios es muy importante a la hora de desplegar la estrategia de nube híbrida. Efectivamente tenemos unos 250 partners certificados, casi diez de ellos en España. Atacamos el mercado de forma conjunta mostrando nuestras cualidades  como fabricante y como proveedor de servicios. Cuando HPE habla con un cliente de envergadura, le redirecciona a los partners locales para que puedan aportarle el mejor servicio posible. No entenderíamos el modelo  ‘Hybrid IT’ sin nuestro canal certificado.

  • Una de las grandes apuestas de HPE es la Infraestructura Componible (Composable Infrastructure). ¿Qué supone para vuestros clientes?

La infraestructura Componible, basada en nuestra plataforma HPE Synergy, permite a los clientes y proveedores de servicios manejar por sí solos todos los aspectos de la infraestructura. Con este acercamiento pueden automatizar cada proceso y cada recurso, desde la computación al almacenamiento o la conectividad de red. Asignar un conjunto de servicios para una tarea determinada o realizar el proceso inverso dejando dicho conjunto disponible para otra tarea es algo que se puede realizar casi a golpe de clic.

Se trata de una gran innovación que permite al cliente manejar el recurso casi como si estuviera en la nube pública, pero con las características del modelo privado. Para los proveedores de servicios esta arquitectura es tremendamente útil por motivos obvios.

  • Para finalizar, ¿qué cabida tienen los sistemas de misión crítica Integrity Superdome dentro de la estrategia de nube híbrida de HPE?

Los sistemas de misión crítica como los HPE Superdome siguen teniendo gran relevancia entre nuestros clientes, especialmente para cargas de alta computación y alta disponibilidad. La principal diferencia entre estos y los servicios en la nube es el nivel de nivel de servicio que ofrecemos (SLAs). Es un mercado históricamente muy fuerte para nosotros y seguiremos ofreciéndolo dentro de nuestro portfolio de alta computación para determinados escenarios particulares ya que las cargas de trabajo para Superdome suelen ser muy distintas a las que se ejecutan en entornos de computación como Synergy.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor