HTML5, la clave para revolucionar el comercio electrónico

CloudFabricantes de SoftwareProyectos

Las distintas versiones del estándar HTML que se han ido publicando desde que viera la luz en 1991 no fueron adoptadas por la industria al ritmo que a todos nos hubiera gustado. Siempre ha existido una relativa fragmentación, en gran medida debido a la compatibilidad de los distintos navegadores web. Históricamente ha sido un quebradero

Las distintas versiones del estándar HTML que se han ido publicando desde que viera la luz en 1991 no fueron adoptadas por la industria al ritmo que a todos nos hubiera gustado. Siempre ha existido una relativa fragmentación, en gran medida debido a la compatibilidad de los distintos navegadores web. Históricamente ha sido un quebradero de cabeza para los desarrolladores, que veían cómo sus sitios web se renderizaban de una forma o de otra en función del browser utilizado por los navegantes. En muchas ocasiones, lo que funcionaba correctamente en uno fallaba en otro y viceversa.

La movilidad ha acelerado la adopción del estándar HTML5 en detrimento de Flash pero los desarrolladores deben aprovechar su madurez para actualizar sus servicios

Con HTML5, el estándar actual, ha ocurrido algo similar, aunque en esta ocasión y debido a la madurez de Internet, los navegadores parecen encontrarse en una etapa ‘inusual’ de compatibilidad. Eso sí, muchos desarrollos se han centrado en permitir la visualización de sitios web desde dispositivos móviles, los cuales han acelerado sin lugar a dudas la adopción de esta versión de ‘HyperText Markup Language’. Llegados a este punto, el objetivo ahora es que todos los desarrollos web, en particular aquellos enfocados a ordenadores de sobremesa, sean actualizados a HTML5. Se trata de una oportunidad única ya que cualquiera de las versiones modernas de los  navegadores existentes (Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome, Apple Safari, Opera…) soporta las especificaciones del estándar, así como de CSS3 y JavaScript.

El resultado de ello es que los desarrolladores de software web se encuentran ante una oportunidad única de actualizar sus creaciones. El comercio electrónico es uno de los segmentos que debería salir reforzado ante ello, ya que las ventajas que ofrece HTML5 en materia de experiencia de usuario y funcionalidad son numerosas. Los grandes de Internet ya están migrando sus servicios online, por lo que quedarse obsoleto en este sentido es un error. Merece la pena la inversión en adaptar las páginas web, más aún en el caso del eCommerce. Los clientes lo agradecerán y aumentarán las posibilidades de hacer negocio, lo que ya es un logro en tiempos de coyuntura económica como los que estamos atravesando.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor