Hubble: “operación a corazón abierto”

Empresas

El magnífico telescopio espacial, que nos ha regalado imágenes de un cosmos como jamás habíamos visto antes, está gravemente enfermo tras 18 años en órbita. Desde la NASA van a intentar “revivir” el ingenio desde el centro de control y prepararlo para la llegada del transbordador Atlantis en un intento de extender su vida operativa cinco años más.

“Houston, tenemos un problema”. Tras un intento fallido de solucionar la avería en la unidad de Control “A CU/SDF” encargada de la recepción y procesamiento de los datos capturados por el telescopio y el envío a la tierra, los ingenieros de la NASA van a pasar al plan “B”, nunca mejor dicho”, y redirigir el control al terminal “B CU/SDF” que no ha sido activado desde 1990.

Lo harán por control remoto desde la Tierra y existe el riesgo de que no salga del “safe mode”, aunque es poco probable que agrave las condiciones del Hubble.

Si lo consiguen, el transbordador espacial Atlantis iniciará una misión de 11 días con 5 paseos espaciales efectuando una serie de tareas de mantenimiento y reparación que extenderán la operativa del Hubble cinco años más hasta que sea lanzado su sustituto.

El Hubble será dotado con dos nuevas cámaras avanzadas, un espectrógrafo ultravioleta y una cámara de gran angular WFC3. Cambiarán sus baterías, sus sensores de guiado, los giróscopos encargados de su orientación y las cubiertas aislantes.

Esta será la última misión de servicio del Hubble tras las cuatro anteriores (1993, 1997, 1999 y 2002). El “James Web”, será su sustituto cuyo lanzamiento, si la crisis lo permite, se realizará en 2013. Este ingenio con un espejo principal tres veces el del Hubble y mayor sensibilidad, espera recoger hasta la formación de las primeras galaxias justo después del Big Bang.

vINQulos
tgdaily

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor