IBM ampliará su estrategia de adquisiciones

Adquisiciones y FusionesEmpresasFabricantes de SoftwareProveedor de ServiciosProyectosSoftwareStart-Up

El Gigante Azul está contemplando un panorama cambiante y admite que también pondrá el ojo en el mercado de aplicaciones para usuarios finales, hasta hace poco fuera de su órbita. Para ello invertirá 20.000 millones de dólares en adquisiciones hasta 2015.

IBM, que ha cambiado recientemente de CEO tras el nombramiento de Virginia M. Rometty, expandirá su política de adquisición de empresas y en especial lo hará en un mercado que hasta hace poco no había estado en la órbita del Gigante Azul, al menos no con este grado de interés, el de las aplicaciones para usuarios finales corporativos.

El motivo principal de no acceder a este mercado era el de evitar poner en riesgo su relación con otros fabricantes de software a los que ha vendido grandes cantidades de hardware y software corporativo y de gestión.

Pero este panorama ha cambiado, tal y como admite Steve Mills, vicepresidente de software de IBM, con el que tuvimos la oportunidad de charlar durante el pasado IBM Innovate 2011 celebrado en Orlando, Estados Unidos.

Según Mills, sus rivales están manteniendo una agresiva política de adquisiciones de compañías que desarrollan aplicaciones para usuarios corporativos finales. Es el caso de Oracle y HP, por ejemplo.

Steve Mills, toda una eminencia en el Gigante Azul tras 38 años en la compañia, se pone como nuevo objetivo el mercado de aplicaciones
Steve Mills, toda una eminencia en el Gigante Azul tras 38 años en la compañía, se pone como nuevo objetivo el mercado de aplicaciones

Ante este tipo de iniciativas, anteriores clientes de IBM han pasado a manos de sus competidores, por lo que Mills admite que la situación no puede seguir así: “Si un partner deja de serlo, el dinero se va. Para cada acción debe existir una reacción”.

De hecho, IBM ya comenzó con esta política de adquisiciones hace dos meses con la compra de firmas como Algorithmics (análisis de riesgos) e i2 (prevención de fraudes). “Son compañías que desarrollan aplicaciones para el usuario final y su compra ha sido totalmente intencionada”. A partir de ahora, Mills destaca que esta estrategia crecerá con el paso del tiempo.

Otro de los motivos que aporta IBM es que cuenta con un amplio abanico de herramientas de desarrollo y middleware con los que puede llegar a nuevos mercados relacionados con las aplicaciones para usuarios finales corporativos, pero necesita precisamente a esas compañías especializadas para poder hacerlo.

IBM invertirá durante los próximos cuatro años la friolera de 20.000 millones de dólares en nuevas adquisiciones. Una cantidad que pone de manifiesto su fuerte apuesta por este mercado. Lo que aún no queda claro es si su objetivo serán compañías de pequeño y mediano tamaño o bien hará el esfuerzo por hacerse con alguna de las grandes dentro de segmentos como el de CRM/ERP, incluida la alemana SAP, que se mantiene como el mayor fabricante de software a nivel europeo.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor