IBM registra un aumento del 7% de los beneficios en el Q3

Empresas

La compañía logra alcanzar las estimaciones de los analistas gracias a su división de servicios corporativos.

IBM anunció ayer que sus ingresos alcanzaron los 24.100 millones de dólares (16.974 millones de euros) en el tercer trimestre, un 7 por ciento por encima del mismo periodo del año anterior. El beneficio neto alcanza una subida del 6 por ciento, llegando a los 2.400 millones de dólares (1.690 millones de euros), mientras que las ganancias por acción llegan a 1,68 dólares, un 16 por ciento por encima del año anterior.
La unidad de negocio de IBM más fuerte es la de los servicios corporativos, que se han elevado un 14 por ciento para lograr casi 13.700 millones de dólares (9.649 millones de euros). La unidad de software no consiguió algunos grandes contratos, pese a lo cual ha subido un 7 por ciento, llegando a los 4.700 millones de dólares (3.310 millones de euros) de beneficio. La unidad de hardware, por su parte, cayó un 10 por ciento, con unas ventas de 4.900 millones de dólares (3.451 millones de euros).
Se temía que la crisis de las entidades financieras norteamericanas pudiera afectar más a la compañía, pues suponen buena parte de sus ventas en Estados Unidos, especialmente en el apartado de hardware. Sin embargo, la compañía no considera que el asunto afecte sólo dentro de los Estados Unidos y, de hecho, el 60 por ciento de sus ventas se ha realizado fuera del país.
IBM ha experimentado un fuerte crecimiento en los mercados emergentes, en los que se ha mantenido con estabilidad. En India las ventas de la compañía han crecido un 48 por ciento, mientras que en China han experimentado una subida del 25 por ciento. Estos datos presentan muy buenos indicios para la compañía, que espera lograr en todo el año unas ganancias de 97.400 millones de dólares (68.601 millones de euros), con 6,97 dólares de beneficio por acción.
Sin embargo, The New York Times considera que hay tres motivos de preocupación. El primero, la reducción del número de contratos a corto plazo. El segundo, el descenso de los beneficios por las licencias de software y el tercero la considerable caída en las ventas de hardware.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor